Críticas/Para Salir de Fiesta/Viernes

Midnight in Paris (2011): Algo más que una postal en movimiento

“If you are lucky enough to have lived in Paris as a young man, then wherever you go for the rest of your life, it stays with you, for Paris is a moveable feast” Ernest Hemingway, A Moveable Feast  (París era una fiesta).

foto0

Con este título de Woody Allen, a pesar de haberse llevado un Oscar al mejor guión original, el espectador puede sentir cierta reticencia en el momento de dar el paso de ver la película pero puede estar tranquilo, la experiencia será como mínimo satisfactoria. Midnight in Paris podría haber corrido el riesgo de converitrse en una de las postales europeas de Allen, así como otros títulos recientes del director neoyorkino, a saber Vicky Cristina Barcelona (2009), You Will Meet a Tall Dark Stranger (2010) o To Rome with Love (2012). Por suerte, aunque el final (que no revelaremos) es bastante previsible y la trama muy lineal, la película resulta agradable e ingeniosa. Dentro de la filmografía del director puede recordar en momentos a Zeling (1983), The Purple Rose of Cairo (1985), y Bullets Over Broadway (1994). En la primera, un falso documental sobre un hombre-camaleón, ya se establece una interacción entre personajes de ficción con otros históricos; de la misma manera en The Purple Rose of Cairo se produce esta conexión entre personajes de dos realidades. Por lo que refiere a Bullets Over Broadway, el nexo con Midnight in Paris viene dado por la crisis del autor a la hora de elaborar su obra.

En Midnight in Paris, un guionista americano y aspirante a escritor, alter ego de Allen representado por Owen Wilson, pasa unos días en París antes de casarse. Lo que busca el personaje de Wilson es la inspiración en la ‘Ciudad de la Luz’ de cara a su primer libro como escritor. Allí mismo, tiene la oportunidad de viajar al París de los años 20 donde irán apareciendo una serie de personajes que en seguida resultarán familiares para el espectador. Picasso, Hemingway, Dalí, Buñuel, Fitzgerald y otros tantos serán los compañeros de farra en esas noches de bohemia.

Gil, el personaje de Wilson, tiene una vida insatisfactoria y es por eso que se proyecta en el pasado, con la idea presente de que ‘todo tiempo pasado fue mejor’. Cuando consigue estar en esta otra realidad, se da cuenta de su infelicidad también allí. Son en esas noches, cuando Gil se pregunta por cuestiones existenciales, el por qué de su infelicidad y dialoga con los artistas. Entre otras cosas, es a través de los diálogos que se consigue esa profundiad (si queréis ‘filosófica’) que tanto se echaba de menos en la obra de Allen. Aquí es cuando personajes como Hemingway y el mismo Dalí (en su esporádica aparición) se convierten en los mejores acompañantes para salir de fiesta.

Me gustaría destacar, a nivel visual, los colores que de forma tan acertada el director utiliza para diferenciar los dos mundos. Mientras que en la vida diaria de Gil los colores suelen ser los primarios, cuando viaja a los años 20 se pasa a una gama de tonalidades más apagadas y ocres, dando un aire más melancólico a las escenas.

La película abre con un pase de imágenes de la ciudad de París, con la música de Sidney Bechet, ‘Si tu vois ma mère‘, que recuerda, inevitablemente y pese a sus considerables diferencias, al principio de Manhattan (1979) (en aquel caso con la Rhapsody in Blue de George Gershwin). Al finalizar el opening la fiesta en París está servida pero en acabar el filme, como decía Hemingway, “nunca volvería a ser igual, aunque seguía siendo París”.

Mi nota: 7’5

PD: no descansé hasta que descubrí una pieza para guitarra que aparece en el filme varias ocasiones. La obra en cuestión es ‘Bistro Fada‘ de Stephne Wrembel, si a alguien le interesa ya sabe.

Sin título-1

Sergi Alvarezsergialvarrio: “Tarkovski fue una revelación, Kielowski otra y El árbol de la vida otra. Pero el cine bien hecho y que tiene algo intersante que contar, en general, me gusta. Y aunque lo que sé sobre cine me lleva a valorar unos aspectos más que otros, no me avergüenzo al decir que me lo paso bien viendo pelis rollo Batman, Star Wars o El Señor de los Anillos… “

Twitter:@SergiAlvarez

Un pensamiento en “Midnight in Paris (2011): Algo más que una postal en movimiento

  1. Pingback: Tú las velas, nosotros la película | Se ha Escrito Un Cine

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s