Críticas/Jueves/Para Pensar

Eyes Wide Shut (1999):Redescubrir el último Kubrick

Creo que Eyes Wide Shut es la película a redescubrir de Kubrick.

Ha pasado ya el suficiente tiempo desde su estreno y podemos observarla con perspectiva, alejados de la indiferencia e incluso cierto rechazo con la que el film fue recibido en su estreno, de las afirmaciones gratuitas tipo Kubrick siempre fue sobrevalorado e incluso de declaraciones de odio hacia Tom Cruise

El film es muy respetuoso con la obra original de Schnitzler en la que se basa y los cambios son secundarios: la acción pasa en el presente de 1999, no al principio de siglo XX, y en Nueva York, no en Viena.

Eyes Wide Shut 2

La aparente e idílica relación familiar Cruise-Kidman esconde una pareja en crisis, sexo incluido. El intento de venganza del primero ante la provocación y la agresividad de su mujer después de haber asistido a una fiesta le ha conducido a una situación de aparente trasgresión y ruptura: su participación en una siniestra orgía ritual. Y digo aparente porque Cruise no sabrá a la mañana siguiente (ni tampoco el espectador) que hay de cierto y que no en todo aquello que cree haber vivido/visto. Esto refuerza aún más la confusión del protagonista: no tiene cómplices ni confidentes y siente que es el único que se ha tomado en serio todo lo acontecido.

Pero la cosa no acaba aquí. Kubrick ha mantenido la idea (que estaba ya en Schnitzler) de que las aventuras de él son reales aunque engañosas y las de ella solo soñadas aunque podrían ser reales. Esto puede chocar a la luz tanto de la moralidad de 1999 como de la de 2012, en un contexto de una sociedad supuestamente permisiva en lo sexual e igualitaria entre sexos. Pero creo que sirve para recalcar la ambigüedad de toda la narración respecto a la realidad.

Además, el film no tiene un final tranquilizador, ni lo pretende. En efecto, la realidad o ficción de lo vivido no anula su significado: la imposibilidad de satisfacción de una pareja en crisis. Y ese es el publicitado sentido de la palabra follar que pronuncia Kidman al acabar el film.

Me gusta la luz y la musicalidad de la cinta. Hay mucha claridad pero también tonos apagados y tétricos y muchas veces unos mezclados con otros. Las lámparas e iluminaciones navideñas, las luces de la noche y de los locales nocturnos se dan la mano con azules y negros. Y qué decir de esa banda sonora con Shostakovitch, Lygetti y Mozart ( este último presente en el film, no en el soundtrack) además de la propia partitura de Jocelyn Pook que siempre comenta la acción. En general, todas las músicas del film son ceremoniosas y sugieren ritual y representación, pompa y circunstancia. Y cuando no es así está la idea de la trasgresión: véase la canción de Chris Isaak

Mi Nota: 10

Sin título-1

Quim PuigQuim Puig:

“The notorious boy of the wild/ adopted by wolves when he was a child/ That’s why God, that’s why God, that’s why God made the movies” ( Paul Simon, 1980)

Twitter:

Un pensamiento en “Eyes Wide Shut (1999):Redescubrir el último Kubrick

  1. Pingback: Peli, sofá… y lo que surja | Se ha Escrito Un Cine

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s