Críticas/Para Ligar un Poco/Sábado

Antes del Amanecer (1995): De qué hablamos cuando hablamos de Amor

Richard Linklater colgó los manuales académicos para empeñarse en una plataforma petrolífera. Richard Linklater ganó tiempo y, en cierto modo, lo detuvo. Richard Linklater regresó al cabo de un puñado de meses, una colección de novelas y un pasaporte para Austin, Texas. Allí, Richard Linklater canjeó el salario por un tomavistas y terminó por pulir una cronología nerdy y querible y maravillosa que despegaba en “Dazed&Confused” para explosionar en “Slacker”. Luego llegaría “Antes del Amanecer” y lo demás. Y, conforme a todo, eso de lo demás -secuela incluida, “Antes del Atardecer” (2004)- continuó mereciendo la pena.

Pero aquí -Viena, “Before Sunrise” (1995)- Linklater lograba una etapa fundamental para ese cine tan fatigoso al que nos encomendamos cuando ellas eran ellas y nosotros, ay, quinceañeros. Porque los romances son cómo el de Julie Delpy y Ethan Hawke, y remito a la necesaria secuencia de la tienda de compactos, o sencillamente no son. Más vale. Pues es decir, como esta historia de un encuentro y su contrarreloj de veinticuatro horas según dos seres humanos que jamás se vieron antes pero, cosas que suceden, se conocían tanto.

Y hablemos del amor y, sobre todo, hablemos. De los silencios y las palabras y de lo mucho que, a veces, nos parecemos. A ellos. O de la inolvidable concreción de todos los segundos tiempos que una vez deseamos –estaciones, un semáforo, la cola del paro (que tan bien cantaba La Costa Brava)- cuando las tuvimos con, haced memoria, todas aquellas chicas. Y en esas, pazguatos, no despegamos los labios y así emprendíamos un dolorido regreso adolescente de farfulleos y promesas y números de teléfono sin línea. Y hoy, ahora, duele más, que seguimos a lo mismo y tan conscientes y tan torpes y tan parecidos.

Así que, pánico aparte, llámala y llévala a bailar. O no, y tira de videoteca y discurso y recuérdale eso de que entre los Antes y ese gran Después todavía queda mucho por contar.

De nada. Bonne projection.

Sin título-1

Carlos Abascal

cabpeiro: Carlos Abascal Peiró ha insistido durante dos décadas en convertirse en un gilipollas y, según fuentes acreditadas, podría lograrlo de un momento a otro. Entretanto, se dedica a las películas, los velociclos de carreras y las chicas que leen a todas horas sin dejar de obligarnos a torcer el cuello. Amén por eso último.

Twitter:@cabpeiro Site: Teniente Oculto

5 pensamientos en “Antes del Amanecer (1995): De qué hablamos cuando hablamos de Amor

  1. Pingback: Perlas made in Sundance | Se ha Escrito Un Cine

  2. Pingback: Antes del atardecer (2004): de qué hablamos cuando hablamos de amor 2ª parte | Se ha Escrito Un Cine

  3. genial crítica! me quedo con: “Pues es decir, como esta historia de un encuentro y su contrarreloj de veinticuatro horas según dos seres humanos que jamás se vieron antes pero, cosas que suceden, se conocían tanto.”
    Es una pelicula sencilla pero grande. Las conversaciones de los personajes, tan frescas y profundas, su espontánedad, llevan a una fácil identificación de parte de los jóvenes enamoradizos (o no)

  4. Pingback: Teniente Corrupto

  5. Pingback: Before Midnight (Richard Linklater, 2013): Querían decir amistad | Teniente Corrupto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s