Críticas/Jueves/On Demand/Para la Cena con Amigos

Smoke (1995): El estanco de la esquina de Brooklyn

Smoke es una película muy centrada en un lugar y un tiempo. Hablamos del Barrio de Brooklyn en Manhattan y del verano del 1987. Sin embargo, su protagonista, un hombre propietario de un estanco, nos muestra que allí también pasan cosas, como en cualquier otra esquina del mundo.

Después de conocer al estanquero Auggie Wren (un maravilloso Harvey Keitel), conocemos a Paul Benjamin (William Hurt), escritor de novelas y cliente habitual del estanco. Éste pasa por un mal momento pues unos años atrás fue su mujer quien entró en el estanco para comprar tabaco y al salir de allí, por mala suerte y cuestión de segundos murió en un tiroteo.

Por un momento parece que la película se va a convertir en una de aquéllas de “y si le hubiera dado mal el cambio antes de salir… y si se hubiese quedado unos segundos más dentro del estanco…”. Las posibilidades son inmensas.

A continuación es el escritor quién anda por la calle y un joven negro le salva de ser atropellado por un camión. A él le asalta un sentimiento de “ley del universo” “poner algo en equilibrio” y le insiste que venga a su casa a dormir ya que parece que el chico que se hace llamar Rashid (Harold Perrineaud Jr.) deambula por la calle un poco desorientado.

kako-m7iP17CShqcfZ0gi

A grandes trazos la película tratará de contrastes del cual destacaría el intelectualismo de Paul Benjamín vs. la sensibilidad cotidiana de Auggie. Quizás es la idea en la que más profundiza pues al acabar el film – un poco largo para mi gusto – me ha dado la sensación que se han cruzado muchas ideas pero sin acabar de perfilar algunas.

Recomendable verla, pues también tiene dos tramas secundarias muy bien construidas. Me enfado con el final pero me gusta mucho el personaje de Auggie así que de alguna manera queda compensado. Tampoco puedo evitar pensar en Alejandro González Iñárritu por su confluencia de diferentes historias separadas que se encuentran en un tiempo y lugar en común y la separación de las escenas por un fondo negro con un número y los nombres de los personajes escritos. Además, nada más empezar el film Paul Benjamín nos cuenta como conocer el peso del humo que se desprende de un cigarro cosa que no puedo dejar de asociar a 21 gramos (2003) de Iñárritu, donde se cuenta el peso de un alma.

Smoke, pero, está dirigida por el cineasta de Hong-Kong aunque nacionalizado como ciudadano americano Wayne Wang y se basa en la novela de Paul Auster el cual también es guionista del film.

Mi nota: 7

Sin título-1

Laia Tardóslaiatr: Cada uno tenemos nuestra postura enfrente de un filme. Coged la vuestra y ¡disfrutad!

Twitter:@laiatr

Un pensamiento en “Smoke (1995): El estanco de la esquina de Brooklyn

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s