Críticas/Miércoles/Para Disfrutar de Rarezas

Melancholia (2011): De Planetas y Sensibilidades

Una rareza es algo fuera de lo común y, para poco común, el primer director que me viene a la mente es Lars Von Trier.

Podría haber escogido entre un millión de películas de cine experimental para esta crítica pero vamos a empezar poco a poco. Este cineasta-autor, según IMDb, el más ambicioso y distintivo visualmente salido de Dinamarca después de Carl Theodor Dreyer, nos ofrece con su film Melancholia (2011) un trabajo muy personal y en parte autobiográfico. Lars von Trier estudió cine en la Escuela de Cine de Dinamarca y atrajo la atención internacional con su primera pieza, Element of Crime (1984), una mezcla muy característica de cine negro y expresionismo alemán, con guiños estilísticos a Dreyer, Andrey Tarkovsky y Orson Welles. Seguidamente presentó Epedemic (1987), considerado un fiasco, y más adelante Europa (1991) o Zentropa como se tituló en Estados Unidos. Sin embargo es más conocido por sus últimas producciones como Breaking the Waves (1996), Dancer in the Dark (2000) – criticada por nuestro colaborador Alberto Cuenca -, la serie televisiva The Kingdom (1994), Dogville (2003) o Antichrist (2009). [trailers en los links]

Con Melancholia Von Trier continúa tratando su depresión en la gran pantalla. Como en Antichrist, la película tiene un prólogo ralentizado y acompañado por música evocadora, una atmósfera de fin del mundo y una construcción de trama en dos partes.

El caos reina, la desaparición de la Tierra nos es mostrada desde el primer momento y la división de la película en dos también es explícita. Cada parte lleva el nombre de las dos hermanas, las dos heroínas del film: Justine (Kirsten Dunst) y Claire (Charlotte Gainsbourg). La rubia y la morena, la que sigue sus instintos y la que sigue las horas al pie de la letra para organizar su vida.

you

El argumento, pues, se basa en que Justine y Michael (Alexander Skarsgård) celebran su boda con una suntuosa fiesta. Mientras tanto, el planeta Melancolía se dirige hacia la Tierra… Justine espera el fin del mundo con confianza e incluso con deseo – ¿alter ego del director danés?–. Claire, en cambio, parece agobiada al perder el control de lo que pasa a su alrededor.

A los que os gustó Antichrist y los que estáis convertidos al universo Von Trier no os la podéis perder. Tomaos vuestro tiempo porque dura un poco más de dos horas pero vale completamente la pena. Sus imágenes son hipnóticas, emocionantes e irrepetibles. Como para todas las cosas que son “fuera de lo común” – léase rareza– hay que estar predispuesto. Recordad que no nos habla desde lo racional, sino desde lo irracional, lo emocional, aquello que tantas veces sentimos pero nos cuesta tanto expresar.

Mi nota: 7

Sin título-1

Laia Tardóslaiatr: Cada uno tenemos nuestra postura enfrente de un filme. Coged la vuestra y ¡disfrutad!

Twitter:@laiatr

2 pensamientos en “Melancholia (2011): De Planetas y Sensibilidades

  1. Me gustó la película, aunque he de decir que no es de mis favoritas de Von Trier. Buena reflexión de las posibles reacciones ante un apocalypsis.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s