Críticas/Domingo/Para Disfrutar con Toda la Familia

El Fantasma y la Señora Muir (1947) : Los fantasmas de la familia

El cine, como toda producción intelectual, nos acerca más a nosotros y -en ocasiones, estirando la fortuna- a los otros. Los sentidos de la familia son elásticos y éste que aquí escribe -y que ya se pronunció acá– tiende a desconfiar de un cine que se anuncia familiar por contabilidad y batería de sonrisas. Así las cosas, hay tantas películas como familias. Chacun son cinéma, que decía Cannes. Entonces.


Estaba, al score, Bernard Herrmann. Estaba Gene Tierney, que fue la señora Muir, y también y junto a ella el finísimo George Sanders o Rex Harrison, fantasma y marino y desagüe poético de un cuento inolvidable. Dirigió Mankiewickz y como de costumbre lo hizo de aquella forma extrañamente adecuada. Y El fantasma y la señora Muir (The Ghost and Mrs. Muir, 1947) es efectivamente un clásico mal frecuentado y tan inusual, por ambición lírica y desafío de géneros, como extraordinario, véase apartados relativos a romanticismo, inocencia y sentido del relato: todo sobresaliente.

De algún modo, el chica-conoce-a-fantasma sostenía un guion que bordeaba los delicados límites del fantástico (el espectro y la casa encantada), que tendía cabos a la épica del marino bonachón que tan bien nos contó Kiplingy que naturalmente se adentraba con éxito en un romance de esos que marcan infancias y otras prorrogas. Mankiewickz supo manejar las coordenadas de la novela original de R. A. Dick, sin resbalar en el sentimentalismo soft que pudo haber sido, para facturar una película que se parece mucho a lo que una familia, formada por spooks o no, normal y sobre todo y desde luego anormal, debe pinchar en una tarde de domingo. La mía, que afortunadamente fue todo a la vez, lo hizo.


Bonne projection.

Sin título-1

Carlos Abascal

cabpeiro: Carlos Abascal Peiró ha insistido durante dos décadas en convertirse en un gilipollas y, según fuentes acreditadas, podría lograrlo de un momento a otro. Entretanto, se dedica a las películas, los velociclos de carreras y las chicas que leen a todas horas sin dejar de obligarnos a torcer el cuello. Amén por eso último.

Twitter:@cabpeiro Site: Teniente Corrupto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s