Críticas/Jueves/Para Pensar

Bye Bye Brasil (1980): Entrar en las profundidades de Brasil

He de reconocer que no sé cómo abordar la crítica de esta película. Me he encontrado con una película especial, donde existe una gran pretenciosidad y posiblemente poco presupuesto. Pese a que este hecho deriva en consecuencias poco comunes en una película talentosa, alcanza momentos de gran calidad, destacando sobretodo en el análisis social que hace de un país colosal como es Brasil.

Bye Bye Brasil es una road movie -y cómo me gusta este tipo de películas- pero no es una road movie al uso, es un viaje de descubrimiento de un país -sobretodo la zona rural- por encima incluso del autodescubrimiento interior, aunque éste también aparezca. Carlos Diegues dirige esta película que empieza cuando un acordeonista de un pueblo perdido de la mano de Dios quiere marcharse del pueblo para ver el mar y aprovecha que llega una caravana de farándula para huir con su mujer.

MSDBYBY EC011

Esta caravana que es la que se desplazará por todo el país, la Caravana Rodilei, me recuerda al universo de Gabo, esos gitanos que llegaban cada año a Macondo hipnotizando a pueblos y pueblos incomunicados y olvidados por todos, pueblos que llevaban Cien Años de Soledad. La caravana buscaba pueblos en los que no hubiese esqueletos de pescado -antenas de televisión- para que les pudieran prestar atención y tener éxito en sus actuaciones. Advierto una tecnofobia en la película, la escena del pueblo en que todo el mundo mira la televisión demuestra esa incomunicación a la que se puede llegar cuando se desarrollan las telecomunicaciones. Hoy en día pasa algo similar con los Smartphones… ¿O no? Encuentro, además, otro tipo de incomunicación, la de los pueblos que no tienen otra comunicación con el exterior y que viven aislados. Por lo tanto te llegas a preguntar: ¿Cómo se consigue la comunicación? Esos pueblos aislados, además, destacan por ese culto desmesurado y apasionado a la religión católica –muy enraizada en Brasil-.

Brasil se nos muestra en plenos 80 como un país inconexo, en el que cada pueblo es un mundo y en el que la pobreza y la falta de oportunidades sociales brillan por su ausencia. Aparecen otras críticas como la contaminación de los mares de las ciudades a causa de la industria, o el caso de cómo se está empezando a eliminar a las tribus, e incluso ya se empezaba a vislumbrar la tala amazónica -que hoy en día sufren de forma considerable-.

1311968466Bye_Bye_Brazil_1

Es una película intimista, de amor por el país, fuera de los tópicos clásicos de Brasil, no aparece el fútbol, ni la samba, ni los Carnavales, ni las fabelas. Es otro Brasil, el Brasil abandonado, y sobretodo el país folklórico que también es. Unos personajes variopintos y surrealistas, artistas faranduleros de segunda, que viajan en una humilde caravana de pueblo en pueblo intentando convencer a alguien de que alguno puede tener algún talento. El protagonista engaña a su mujer embarazada con la rumbera Salomé, que también viaja en la caravana, y el dueño del espectáculo también se acuesta con la mujer del protagonista. Un cruce de relaciones que muestran la frialdad del amor, y pese a que el protagonista se enamora de la rumbera, ella ya le dice claramente: ”Uno espera toda la vida que le digan esas palabras con sinceridad. Y cuando llegan el corazón ya está congelado.” Esta frialdad se ve contrarrestada por la calidez de la música que se escucha a lo largo del film.

Es una película extraña. Me voy a aventurar a decir que tiene un poco de almodovariana -por los coloridos y los personajes extrambóticos-, también podemos encontrar atisbos de Kusturica y cómo retrata el folklore de un país de una forma abierta pero hermética, e incluso hay aroma a Wes Anderson, por la frialdad de los personajes y esos dilemas interiores que todos alguna vez hemos tenido. Quizás lo más flojo de la película sea alguna actuación secundaria que aparece poco creíble, así como un poco el montaje -aunque la fotografía es muy buena- ya que utiliza demasiados primeros planos, los cuáles combina con planos bastante abiertos y largos.

Para acabar, una gran frase que una mujer le dice a Lorde Cigano -dueño de la caravana Rodilei- y que demuestra ese Brasil rural que necesita un Santo para solucionar los problemas: ”¿Podría Dios estar distraído?” Yo creo que sí, -aunque La Vida de Pi, no-.

Mi nota: 6,5

Sin título-1

Lluís Muñoz

lmpandiella: “El cine no es más que un cortocircuito de luz entre dos eternidades de oscuridad”. El cine lo es todo, allí puedes encontrar la vida, la muerte, el llanto, la risa, la ilusión, la impotencia, los sueños… no falta nada!

Twitter:@Lmpandiella

Un pensamiento en “Bye Bye Brasil (1980): Entrar en las profundidades de Brasil

  1. Gracias Lluís, ¡parecer súper interesante! Me gustan mucho las recomendaciones que haces de road movie. Viaje, crecer, descubrir, aventuras, movimiento…todo esto suena bien…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s