Críticas/Miércoles/Para Pasar Miedo

The Blair Witch project (1999): ¿Leyenda real?

¿Queréis ser directores de cine? Con este film os plantearéis la idea dos veces. ¡Y qué miedo, y qué miedo, y qué miedo y qué miedo! El proyecto de la Bruja de Blair (1999) es una de esas películas que una no se puede perder. Una de esas películas de las que te vas a acordar toda la vida. No es dura visualmente, es decir, no monstruos, no matanzas, no armas… sólo este terror que te invade al no saber lo que está pasando.

La película acompaña magistralmente el desarrollo del miedo en nuestro interior. El argumento es “En octubre de 1994, tres estudiantes de cine desaparecen en un bosque de Maryland mientras graban un documental de brujería. Un año más tarde otros encuentran su película y se dan cuenta que no estaban solos en el bosque …”

kako-A0aCvYW6a1RUJIcd

Sus actores principales – Heather Donahue, Joshua Leonard y Michael C. Williams – y el estilo con el que está grabada la hacen aún más creíble. Quien graba son los mismos actores y  vemos como lo realizan, hacen entrevistas a los locales siguiendo el género documental y tiene una calidad de vídeo reducida para demostrar que son inexpertos. Una veracidad que asusta, tipo otras películas como [Rec] (2007). Sólo vemos las imágenes tomadas con su videocámara de 16 mm en blanco y negro y color alternado.

La tensión aumenta todavía más cuando se pierden en el bosque y se encuentran con eventos que parecen ser sobrenaturales. Las cosas van perdiendo lógica sucesivamente. Por la noche, oyen ruidos extraños, durante el día descubren montones de piedras, extrañas estructuras de madera… Las reacciones de los actores son a menudo espontáneas debido a trucos de los cineastas. También fue decisión de sus directores Daniel Myrick y Eduardo Sánchez darles menos comida cada día durante el rodaje para que la tensión entre ellos aumentara. Un rodaje que, por cierto, duró 8 días y con un presupuesto de $60.000 y ganó $ 240,5 millones; cosa que los hizo aparecer en el Libro de Récords Guinness por “Mejor relación: Presupuesto – Beneficio” (para una película mainstream estadounidense).

kako-cknH5C1BJ7ywAvYp

Personalmente la vi con auriculares y el efecto aumenta el doble… ¡cómo minimo!. Para aquellos que sois sensibles y os mareáis fácilmente ¡atención! porqué la cámara no deja de sacudirse durante todo el rato. También para sensibles al lenguaje, la prensa norteamericana ha contabilizado hasta 154 veces la palabra “fuck”.

Es, una vez más, un terror a algo que no vemos ni sabemos incluso si existe. Quizá durante un tiempo, quizá durante toda la vida veréis los bosques y escuchareis las propuestas de vuestros amigos – de cine o no – de otra manera. No la cambiaría ni por el mejor disfraz o técnico de efectos especiales más bueno del mundo.

Película astuta y aterradora. Si algún día os perdéis por la costa noreste de Estados Unidos debéis saber que el pueblo de Burkitsville aún existe y sus habitantes saben la historia. Echareis un buen suspiro de alivio al salir de allí.

Mi nota: 8

Sin título-1

Laia Tardóslaiatr: Cada uno tenemos nuestra postura enfrente de un filme. Coged la vuestra y ¡disfrutad!

Twitter:@laiatr

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s