Críticas/Miércoles/Para Disfrutar de Rarezas

Tetsuo El Hombre De Hierro (1989): Mi pene por un taladro cyberpunk

Shinya Tsukamoto es el creador de Tetsuo, uno de esos films difíciles de olvidar, que incluye las leyendas urbanas de horror y náuseas en el cine de terror y gore. Ópera prima convertida en film de culto de un director, que cayese en el olvido y no consiguiese el éxito que recibiese con esta obra de bajo presupuesto al más puro estilo cyberpunk.

Desde el temor a la dominación de las máquinas y la inclusión en todo concepto de vida humana, este film de ciencia-ficción nos narra la historia de un oficinista. Este empieza a desplegar y evolucionar sus miembros metálicos tras un desafortunado accidente con “el fetichista de metal”, quien roza la locura  intercambiando piezas metálicas por otras partes de su cuerpo. No sabes si es producto de su imaginación o una infección lo que hace que nuestro oficinista se convierta en un Tetsuo al más puro estilo Akira. En una de las escenas más famosas del film veremos como el sexo se transforma –el pene por un taladro- en una acción sangrienta, donde el Delirium Tremens o su transformación ya se convierte en algo bizarro. Para finalizar terminaremos en el inevitable encontronazo con el Fetichista.

tetsuo-bride-of-frankenstein

La película de menos de 70 minutos que más horas creerás haber visto, con un montaje vertiginoso y frenético que valga la redundancia, dejarán exhausta la mente. El recurso del stop-motion para las carreras del protagonista -estilo comedia inglesa- es lo que no me acaba de gustar, aunque el blanco y negro –íntegro- y el recargado vestuario nos muestran un film –de cuatro chavos- que disimula con su ritmo y su temática. La sucesión de planos es un tanto hilarante, puesto que la combinación de tomas largas, cortas, planos secuencia, primerísimos primeros planos y la cámara al hombro dejan más que un estilo de autor. Una técnica muy marcada por cambios de –una vez más- ritmo frenéticos.

Grandes películas han bebido seguramente de Tetsuo, una de las pioneras del cyberpunk -y la dominación del T-800, los replicantes…-. Derivado de la industrialización Japonesa tras la WW2, una rareza de guión que costará entender si no ponemos un poquito de arte nosotros mismos. La cinta contiene un tramo final de internamiento psiquiátrico en el que cabe destacar, y mucho, el diseño de vestuario  y efectos especiales, sobrecargado y quizá en exceso. Desde la barra de metal en la pierna del fetichista, el taladro o el brazo de la pobre chica en una escena de persecución muy interesante, hasta donde difícilmente vemos los rostros de los actores tras su mecánica evolución.

Tetsuo-The-Iron-Man-Blu-ray

La fotografía es el punto negativo, con encuadres completamente injustificables, el blanco y negro y la cámara en movimiento no dan lugar a disfrutar de la iluminación ni la fotografía, algo que tapa la estética del film.

De su banda sonora poco que destacar, diégesis –si es que se le puede llamar así a esta locura visual- que acompaña al film en todo momento. Una composición electrónica -con algún que otro preset- de Chu Ishikawa de la que destaco el tema Megatron.

Si quieres una rareza visual, de culto y que haga trabajar la industria de tu mente hasta límites de demencia, invierte 67 minutos en Tetsuo.

Mi nota: 6,5

Sin título-1

alberto cuencaAlbertoCuenca: Desde que vi por primera vez la gran pantalla caí rendido al arte, y eso que era Honey, I Blew Up the Kid. Seamos serios, estoy aquí para disfrutar e intentar que disfrutéis de este amor al Cine, creando polémica”

Twitter:@BatSinope

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s