Críticas/Para Reírse/Viernes

Alta Fidelidad (2000)

¿Escuchaba música pop porque estaba deprimido, o estaba deprimido porque escuchaba música pop?

highfidelity1

Rob Gordon es un mediocre treintañero, dueño de una tienda de vinilos en Chicago, melómano y con una personalidad cínica e infantil. A través de sus Top 5, navegando por colecciones de LPs, Rob se dirige al espectador –directamente, rompiendo la cuarta pared en muchas ocasiones– y nos adentramos en sus pensamientos, en su crisis vital derivada de la ruptura con su novia Laura, pretexto para el recorrido por su historial amoroso.

Basada en la novela de culto de Nick Hornby, Alta fidelidad (Stephen Frears, 2000) presenta diversos cambios respecto a la fuente original, del mismo nombre, como el apellido del protagonista y el escenario de la acción, que pasa de Londres a Chicago. Todavía no he podido leer la novela, pero cuando la ojeé, parecía tener el mismo estilo fresco, informal y desenfadado de la película, siendo Rob el narrador de su propia historia.High-Fidelity

A nivel argumental, la cinta no presenta una historia complicada; es la historia de un tipo común, un chico que llegando a la etapa de los treinta todavía sigue confundido, tiene miedo al compromiso y aunque la música es su mayor pasión, tampoco persigue ningún sueño. Pero dentro de la normalidad, la ingeniosidad y el humor cínico, con muchas referencias a la cultura pop, dan la vuelta de tuerca a las situaciones, sin quitarle realismo en ningún momento, eso sí.

high-fidelity-records

La música es el alma de esta película, tanto dentro de la historia como si hablamos de la brutal BSO, antología de temazo tras temazo. Para los obsesionados con la música, u otras disciplinas artísticas, seguramente les guste como Rob lo clasifica todo en listas, en Tops 5, hábito que una servidora confiesa compartir. El personaje que magistralmente interpreta John Cusack vive tan intensamente su pasión, que hay un momento en la película en el que, ordenando su colección de vinilos, explica que el criterio no es cronológico ni alfabético, sino autobiográfico, según como llegase a poseer el disco.

 

La comicidad viene por algunas salidas neuróticas de Rob y, sobre todo, por el dúo de opuestos que encarnan Jack Black y Todd Louiso, como Barry y Dick, los empleados raritos de la tienda. Esnobs de la música también, el primero descarado y lenguaraz, papel al que nos tiene acostumbrados Jack Black pero que sin embargo borda en esta cinta, y el otro callado, tímido con una dificultad para socializar que añade el último punto de comicidad a las situaciones de choque.

HighFidelity

Por último, además de contar con un guión y una banda sonora sublimes, Alta fidelidad cuenta con un gran elenco que ofrecen actuaciones brillantes, sumándose a los ya mencionados: Iben Hjejle como la reciente ex Laura; Catherine Zeta-Jones como una de las exs que lo marcaron; Joan Cusack como amiga en común con Laura (y hermana del actor protagonista); y Tim Robbins como Ian, el nuevo interés romántico de Laura, que originará una de las escenas más graciosas, en la que Rob imagina lo que le haría cuando este entra en su tienda. Atentos al cameo de Bruce Springsteen, al que contrataron cuando Bob Dylan se negó.

Mi nota: 8

Sin título-1

LuacíaLucía: “Yo por una película dejaría a un hombre, pero por un hombre nunca dejaría una película.”

Twitter: @LCarmona137

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s