Críticas/Martes/Para Desconfiar del Género Humano

Blade Runner (1982): Cazador de humanidad

¿Qué nos hace seres humanos? Es una de las preguntas que lanzó al aire Philip K. Dick en 1968 con su novela ¿Sueñan los androides con ovejas mecánicas? y que recogió Ridley Scott para crear uno de sus filmes más memorables.

blade2

El director  británico realizó su propia lectura del libro en 1982, mucho más cercana al thriller, la novela negra y el ambiente futurista… que al componente filosófico y psicológico que se respiraba en las páginas de papel. Como curiosidad, en la novela el protagonista era un policía de tres al cuarto más preocupado por las broncas con su mujer y por comprar una mascota real, que por las persecuciones y los tiroteos. Aún así, la película Blade Runner acompaña al espectador por las sombras del género humano y le hace plantearse si un androide artificial puede llegar a tener más alma que algunos ciudadanos de la ciudad vertedero en la que se ha convertido Los Angeles en un hipotético 2019.

blade3

Por un lado, androides fabricados por el ser humano como meras herramientas, en una lucha contra el destino para evitar su ¿injusta? fecha de caducidad. Por otro, un detective frío y desencantado que les da caza para “retirarlos”. En medio, una ambientación tenebrosa que bebe de Metrópolis (1926, de Fritz Lang) y de cómics de Moebius como The Long Tomorrow, junto a una banda sonora enigmática de la batuta del compositor griego Vangelis. Además, dos figuras de peso en los papeles del cazador (Harrison Ford) y de una presa mortal (Roy Batty).

blade4

El resultado es una película inspirada, paradigmática, que sentó muchas de las bases de la ciencia ficción moderna y que sirvió como ejemplo de que no tiene por qué ser mejor libro o película, si cada uno sabe aprovechar sus ventajas y contar la historia a su manera. De hecho, la complejidad de la trama es tal que existen hasta siete montajes diferentes de la película, alguno de ellos con cambios sustanciales en la historia. Los primeros son montajes primerizos, otros versiones territoriales (menos violencia para USA), hay uno para su pase por televisión y dos montajes a la postre, uno del director en 1992 (con otro final, restaurada y sin tediosa voz en off) y el denominado montaje final de 2007.

blade1

Viendo cómo se aferran los cibernéticos replicantes por la vida y cómo la malgastan algunos de los personajes de carne y hueso, a veces dan ganas de tener a mano un aparato de test Voight-Kampff para comprobar si más de uno de los rostros que nos rodean pasarían la prueba de  detección de replicantes.

Mi nota: 8,5

Sin título-1

Angel mirandaÁngel Miranda: “Puede que sea un buen día o que tengas ganas de meter la cabeza en una licuadora, que estés en el sofá de casa o a kilómetros de la rutina, pero siempre hay tiempo para una buena historia, hacen que la vida merezca la pena”

2 pensamientos en “Blade Runner (1982): Cazador de humanidad

  1. Pingback: De libros y pelis | Se ha Escrito Un Cine

  2. Pingback: Desafío Total (1990): Tú no eres tú, eres yo. | Se ha Escrito Un Cine

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s