Críticas/Jueves/Para Pensar

La Última Noche (2002): ¡Que te jodan!

¿Qué haríais vosotros si os quedasen 24 horas antes de ingresar en prisión? Esa es la premisa desde la que parte Spike Lee para narrarnos una historia tan serena en su forma como profunda en su contenido, con una Nueva York post 11-S como telón fondo y dejando por una vez aparcadas sus obsesiones raciales para centrarse únicamente en el último día de libertad de su protagonista.25th-hour

Monty Brogan (interpretado por un excelente Edward Norton que por momentos recuerda al Derek Vinyard rehabilitado de American History X), ha sido pillado por la DEA y tendrá que cumplir una condena de 7 años en prisión. Su última noche la pasará rodeado de sus dos mejores amigos (grandes papeles de Philip Seymour Hoffman y Barry Pepper) y su novia (una guapísima Rosario Dawson), con los que compartirá inquietudes y, sobre todo, miedos.

Sí, es cierto, la película esconde un sentido homenaje a Nueva York (para bien o para mal) pero tras esa capa subyace otra más importante aún. Spike Lee habla de segundas oportunidades, de elecciones tomadas y de errores. Las personas se equivocan y deben asumir sus fallos, huir o directamente pegarse un tiro. Pero eso no significa que no deban o no merezcan volver a intentarlo.Rosario Dawson -Photoshoot

Monty lo sabe, lo sabe desde que aparece en pantalla para salvar la vida de un perro moribundo. Al fin y al cabo no es más que un reflejo suyo, el de alguien derrotado por el sistema. Pero también el de alguien que eligió mal su camino y quiere reconciliarse con su pasado.

Todos los personajes (incluido el del padre de Monty, un Brian Cox cuyo epílogo resulta demoledor) nos muestran la angustia y el desasosiego creados por una Gran Manzana que los ha fagocitado y en la que pocas esperanzas quedan. Se percibe amargura, se nota el dolor y se vomita la rabia aunque sea en forma de soliloquio.

En ningún momento parece que Monty sea un mal tipo, podría ser cualquiera persona de nuestro alrededor. Cualquiera que no se atrevió a decirle a una chica que le gustaba, cualquiera al que no le dieron una segunda oportunidad o cualquiera que cuando se la dieron no la aprovechó. Y quizás, si nos dejamos llevar por la estupenda canción de Springsteen que suena durante los títulos de créditos, nosotros mismos nos preguntaremos si elegimos bien nuestro camino.

Mi nota: 7,5

Sin título-1

Fran Guijarrofranelapocaliptico: A veces me pregunto: si un extraterrestre bajara a la tierra y viera una película de cine de ciencia ficción, con quién se identificaría más: ¿con E.T o con el xenomorfo de Ridley Scott?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s