Críticas/Para Reírse/Viernes

Luces de la Ciudad (1931): El cuento más romántico de Chaplin

A lo mejor es aventurarse demasiado, pero creo que Charlie Chaplin es –con permiso de Buster Keaton– el paradigma de la pantomima en el cine mudo. Este autor completo, recordemos que no solo era actor, también era el escritor, director y hasta el compositor en sus películas, en Luces de ciudad nos regala un cuento de hadas, una historia de amor que, como se dice al inicio, es una comedia romántica en pantomima.

Luces-de-la-Ciudad

De este modo, la historia es un bonito pretexto para que la plasticidad de sus gags fluya con total elegancia. Desde el inicio, con el despistado vagabundo Charlot durmiendo en el regazo de la estatua y su posterior despliegue de acrobacias hilarantes, se adivina el tono de toda la película. Del mismo modo, para la posteridad queda la escena cumbre del filme, el combate de boxeo más divertido de cuantos han visto mis ojos. Con una ágil coreografía se deconstruye uno de los deportes más violentos y masculinos hasta que parece un gracioso juego de niños. De hecho, la genialidad de esa escena es la contradicción entre lo que supone en la realidad boxear y lo que vemos en la ficción.

Luces de la ciudad City Lights 14

Por otro lado, creo que otras cintas del cómico son más redondas en cuanto a que hay más sátira en ellas. En mi modesta opinión, Tiempos modernos y El gran dictador poseen un atractivo superior ya que se anclan en esa época, en el contexto preciso de su filmación y así retratan la época con la personal óptica de Chaplin. ¿O acaso no es más cómica y llena de matices la escena en que Charlot se come la bota en La quimera del oro que la de los espaguetis de Luces de ciudad?

Mi nota: 7

Ver película en Filmin

Sin título-1

Jaume Clapésjaumecss: Crecí queriendo ser Bond, el King Kong en blanco y negro o el guante de Gilda. Ahora quiero devorar cine del pasado y del presente y mi reto personal es ver las 1001 películas que hay que ver antes de morir.

Twitter:@jaumecss

Un pensamiento en “Luces de la Ciudad (1931): El cuento más romántico de Chaplin

  1. Gran pelicula! No me parecio que fuera una comedia romantica. Yo sentí mucha carga de drama. Lo que se adivina desde el principio es que él es un paria social algo que no logra superar aunque lo intente con el fin de ayudar a su amada. Hasta el final es ambiguo, no sabemos que sucede despues de que sabe la verdad. Sin embargo, las coreografías son excelentes y tienen mucha comicidad la peli.
    Muy bueno el portal. Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s