Críticas/Martes/Para Llorar

Babel (2006): Dolor universal

La Teoría del Caos queda más que demostrada en Babel, y es que todo lo que sucede en la película se desencadena por un hecho único, algo tan nimio como el aleteo de una mariposa: un rifle de cacería que deja atrás un turista en Marruecos, que tendrá repercusiones en diferentes lugares y continentes. Aquí entra en juego el término globalización. 4 tramas que implican a 6 familias, en 4 puntos cardinales atados por el azar y la fatalidad, unidos por pequeños destellos, chispas, contingencias…en 3 continentes y en 7 idiomas diferentes.

Aunque en un primer momento parezca que el film acentúe las diferencias y barreras que existen entre los seres humanos en un nivel convencional- diferencias de lenguaje, religiosas, culturales y políticas- en una visión más profunda, de lo que de verdad habla el film es de las semejanzas, de aquello que nos une y nos hace vulnerables a todos y va más allá de cultura, raza, idioma o posición financiera: el dolor.

foto 1

No en vano, Babel forma parte de lo que se ha llamado “La trilogía del dolor”, junto con otras 2 películas del director anteriores: Amores Perros (2000) y 21 Gramos (2003) Iñárritu rodeado de algunos colaboradores habituales como Guillermo Arriaga (guionista), Gustavo Santaolalla (música), Rodriego Prieto (fotografía) y Briggitte Broch (diseño de producción), ha creado un estilo reconocible en estas tres películas, que si por algo se es por el estallido de sentimientos más recónditos como la angustia, redención, pena, aislamiento, vacío, perdón, tragedia, sufrimiento. Sus films son una reflexión sobre la fragilidad humana y el azar, la casualidad, el destino y la interconexión, la familia, las relaciones humanas, los padres e hijos, trata cuestiones de índole social y político, aunque en Babel podamos apreciar estos temas en una escala más global y en un contexto geográfico mucho más amplio.

foto 3

Sus films también tienen en común el estilo narrativo muy característico. Utiliza formas argumentales no lineales y fragmentación del discurso. Juega con las barreras espacio-temporales, haciendo saltos hacia delante y hacia atrás en el tiempo. Sin embargo, no sigue siempre la misma estructura: De hecho, Amores Perros (2000) respetaba en mayor o menor medida la continuidad diegética, 21 Gramos (2003) la astillaba en una especie de mosaico y Babel es justo la intersección entre ambos procesos.

Mi nota: 8

Sin título-1

Anna Casadoannacasado: Creo que el cine es un placer para locos, el refugio perfecto de esa cosa tan aburrida a la que, inevitablemente, todos tenemos que hacer frente algún día y a la que llamamos realidad.

Twitter:@anncasado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s