Críticas/Miércoles/Para Pasar Miedo

Tiburón (1975): Terror taquillero

Antaño, hasta una peli comercial de terror podía ser de calidad, no necesitaba sustos y gore facilones… y no tenía un pibón, un cachas y un negro en el reparto… sino tres tipos feos a bordo de una bañera y efectos especiales de la vieja escuela. Jamás olvidaré esos ojos negros de muñeca…

tiburon1

No soy un gran aficionado al género de terror, pero hace poco estuve viendo una peli sobre tiburones (El Arrecife), de las de después de comer, y le di vueltas a por qué ni se acercaba a Tiburón y cómo me la trago siempre que la ponen por millonésima vez en la televisión. ¿Por qué me engancha tanto? Porque, además de ser una película de terror, es una buena película. Hablamos de un género que en su vertiente comercial tiende al efectismo, el cliché y la historia tonta. El filme de Spielberg rompió taquillas y para ello no necesitó crear un producto impersonal para consumo rápido, ni recurrir a los sustos facilones o al gore por el gore.

tiburon2

Universal apostó por un director joven (aún no había estrenado sus grandes éxitos) y un escritor, Peter Bechley, antes incluso de que acabara su novela sobre el asesino marítimo. Por cierto, este periodista ya difunto era también un ecologista acérrimo, que siempre defendió la especie y en más de una ocasión remarcó que el libro y el filme son mera ficción. Como decía, para Steven supuso su primer gran éxito (sin olvidarnos de El diablo sobre ruedas) y la cinta destila su esencia y sus puntos fuertes: ritmo, guión, personajes, montaje, complicidad con el espectador y un uso acertado de los efectos especiales. No sé si podemos decir lo mismo de sus creaciones más recientes.

tiburon3

Y es que la historia se cuenta con mimo y maestría. Primero se preocupa de introducirnos a los protagonistas y su entorno, donde aparecerá una amenaza en un argumento de manual que no por ello deja de estar plagado de matices estimulantes. Después nos muestra la batalla entre tres personajes muy marcados y la bestia acuática. Aquí no hay rubia, guaperas y friki; sino un marinero curtido, un oceanógrafo que sirve de contrapunto y el sheriff local, que lo hace lo mejor que puede.  Tres caracteres marcados, diferentes y muy bien presentados, como suele hacer Spielberg (me encanta la presentación de Indy en el arca perdida). Y tres actores en su sitio realizando un gran trabajo: Roy Scheider, Robert Shaw y Richard Dreyfuss.

tiburon4

Las técnicas cinematográficas utilizadas para dar fuerza a la narración merecen un análisis más profundo, pero sirva como ejemplo de su buen hacer que el gran tiburón no se deja ver hasta el final y cómo le acompaña esa melodía pegadiza y tensa en extremo compuesta por el gran John Williams. Todo ello utilizando con pericia nuestro miedo a lo desconocido y a la impotencia que sentimos en el agua. ¿El resultado? Que nadie volviera zambullirse en el mar sin una ligera punzada en el estómago. Ni más ni menos que pasar al imaginario colectivo y a la cultura popular por muchas décadas. Y mi momento favorito de toda la película, quien la haya visto lo recordará, esa sentencia final de las que ya no se hacen: “Sonríe, hijo de puta”.

Mi nota: 8

Sin título-1

Angel mirandaÁngel Miranda: “Puede que sea un buen día o que tengas ganas de meter la cabeza en una licuadora, que estés en el sofá de casa o a kilómetros de la rutina, pero siempre hay tiempo para una buena historia, hacen que la vida merezca la pena”

7 pensamientos en “Tiburón (1975): Terror taquillero

  1. Coincido con todo lo que dices. Es una de mis películas favoritas y me ayudo a superar el temor que le tengo al mar (por eso de enfrentarse a los miedos). La vuelvo a ver cada verano y nunca me canso tampoco. Yo destacaría la secuencia en la jaula acuática, lo más aterrador que he visto jamas. ¡Peliculón inmortal!

    • – ¿Qué trae usted aquí? ¿Una ducha portátil o una jaula para monos?
      – Una jaula anti-tiburones.
      – Jaula anti-tiburones. ¿Para meterse usted dentro? ¿Estará la jaula en el agua? ¿Y usted en su interior? ¿Y un tiburn cerca? ¿NUESTRO tiburón?… Ya me marcho de aqui…

      jajaja genial!

  2. Pingback: Los Héroes del Tiempo (1981): viajes en el tiempo a lo Monty Python | Se ha Escrito Un Cine

  3. Pingback: Gremlins (1984): Esos duendecillos cabrones | Se ha Escrito Un Cine

  4. Pingback: War Horse (2011): | Se ha Escrito Un Cine

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s