Críticas/Miércoles/Para Pasar Miedo

El resplandor (1980): El destello de una sonrisa que nunca se apaga

“MIEDO: Perturbación angustiosa del ánimo por un riesgo o daño real o imaginario.”

Sigiloso, sosegado, discreto, sordo, cauteloso, recóndito, lúgubre, secreto, desconocido, misterioso. Ya sea real o imaginario, así es el miedo que nos acecha la largo de los 146 angustiantes minutos del metraje.

Jack Torrance (Jack Nicholson) es contratado para cuidar de un hotel vacío durante los meses de invierno, en el que se instalará con su mujer (Shelley Duvall) y su hijo (Danny Lloyd) La incomunicación, el aislamiento, la extraña locura que empieza a padecer Jack, los misterios que esconde el hotel, el extraño poder de “visión” del hijo… Todo parece propicio para que se cometan los más encarnizados crímenes.

the shining PDVD_008

Basándose en la novela homónima de Stephen King, Stanley Kubrick aborda con maestría su única aportación al cine de horror pero que, sin duda, marcó para siempre la historia del género. Descubrió que no es la oscuridad lo que nos aterraba. Y se hizo la luz. Averiguó que no son los monstruos lo que nos estremecía, sino el hombre. Y vino Jack Nicholson, para ponernos los pelos de punta con su sonrisa malévola, que quedará grabada para siempre en la memoria del espectador. Del mismo modo, imposible de olvidar –aun queriendo- el turbador sonido del repiqueteo de la máquina de escribir, los inquietantes travellings a ras del suelo del pequeño Danny en triciclo por los pasillos del hotel, la interminable escena de persecución en el laberinto, el rostro de horror de una madre, la música estridente o incluso el silencio más absoluto.

the Shining 18

Todo esto sin renunciar a su particular estilo. Kubrick nos muestra, una vez más su pasión por la técnica. Composiciones simétricas, predilección por determinados movimientos de la cámara como los travellings, especial atención a la iluminación, fotografía o el sonido.

extrait_the-shining_7

Aunque injustamente incomprendida por la crítica en su momento de estreno, aún a día de hoy, “El resplandor”, es un film atemporal que consigue impactar después de más de tres décadas, al contrario que otros films del género. Como es habitual en Kubrick este film constituye un auténtico reto para la sociedad, invitando a reflexionar sobre el punto de equilibrio del comportamiento humano, sobre los dos territorios tan peligrosamente limítrofes como son la cordura y la locura.

Mi Nota:7

Sin título-1

Anna Casadoannacasado: Creo que el cine es un placer para locos, el refugio perfecto de esa cosa tan aburrida a la que, inevitablemente, todos tenemos que hacer frente algún día y a la que llamamos realidad.

Twitter:@anncasado

Un pensamiento en “El resplandor (1980): El destello de una sonrisa que nunca se apaga

  1. Pingback: De libros y pelis | Se ha Escrito Un Cine

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s