Críticas/Lunes/Para Motivar

The Graduate (1967): máscaras y silencios

En el 1979 se estrenó Kramer vs. Kramer, protagonizada por Dustin Hoffman y Meryl Streep, en la que un publicitario abandonado por su mujer se debe hacer cargo de su hijo. Hay quien ha dicho que ésta podría ser la segunda parte de la película que nos concierne hoy, The Graduate (1967), dirigida por Mike Nichols a partir de la novela de Charles Webb.

kramer

Benjamin (Dustin Hoffman) acaba de graduarse y vuelve a casa con sus padres a pasar el verano. Allí se encuentra con la señora Robinson (Anne Bancroff), la mujer de un amigo del padre de Benjamin, con la cual acabará manteniendo una relación en secreto. Por si Benjamin no estaba suficientemente desorientado, aparece Elaine, la hija de la señora Robinson de la que se enamorará profundamente.

pillado

Benjamin se encuentra totalmente solo en una rebelión contra el mundo para conseguir lo que más desea. ¿Pero esta no debería ser una película para motivar? Bien, es que el asunto va más allá de la trama romántica. Se trata de la sociedad, de vivir el día a día en un mundo que se basa en las apariencias, en el querer ser y, lo que muchas veces es más importante, aparentar ser mejor que los demás. Pura hipocresía. Y hay veces en los que uno ya no sabe que hacer, se llega a sentir arrastrado por esa lógica de apariencias y mentiras.

pecera

En realidad se puede hacer algo, se puede ser el último (Benjamin ni era el más listo, ni el más alto –entiéndeme la metáfora– y lo deja todo por Elaine) y vivir la vida luchando por lo que uno ama. Quizás esta no sea una película extraordinaria (hay que valorar por eso la ironía de la señora Robinson así como la puesta en escena –tratamiento del encuadre, del espacio y del sonido, además de la dirección de actores–) pero almenos puede hacerte reflexionar sobre estos y más temas.

iglesia

En ocasiones esta película ha sido sobrevalorada por considerarse un film subversivo contra la American Way of Life, tratando temas hasta entonces tabú. Es cierto que se produce una visión crítica de esta clase burgesa decadente pero lo que no está tan claro es si se había planteado de esta manera.

autobús

No hace falta que leas el párrafo siguiente si no te quieres enterar del final de la película. En su época, The Graduate se había considerado una comedia pero lo cierto es que el gusto que deja esta película es más bien agridulce. El último plano, la imagen de Ben y Elaine en silencio, alargada con maestría unos pocos segundos, muestran en las caras de los personajes ese miedo de convertirse ahora ellos en sus padres. Es, como dice Daniel Tubau, un cuarto acto en unos pocos segundos, que Nichols bien se podría haber ahorrado si no es para reflejar que eso no es el final.

Simon & Garfunkel – The Sound Of Silence

Sin título-1

Sergi Alvarezsergialvarrio: “Tarkovski fue una revelación, Kielowski otra y El árbol de la vida otra. Pero el cine bien hecho y que tiene algo intersante que contar en general me gusta. Y aunque el poder aprender sobre cine me ha enseñado a valorar más unos aspectos antes que otros, no me avergüenzo al decir que me lo paso bien viendo pelis rollo Batman y Star Wars

Twitter:@SergiAlvarez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s