Críticas/Para Fantasear/Sábado

Toy Story (1995): amistad intergaláctica

Hay quienes asocian los contenidos de animación con un público infantil, pero nada más lejos de la realidad. Cualquiera puede disfrutar de la animación, sea cual sea su edad. Y ahí reside, precisamente, una de las cualidades más destacables y admirables de una gran parte de este tipo de películas, sobre todo en la producción de los últimos años. Están construidas con diferentes niveles de lectura, de forma que ya seas niño o adulto –o ambas al mismo tiempo, como es mi caso–, encontrarás en ellas una fuente de entretenimiento.

Uno de los grandes nombres que han hecho posible esto es sin duda Disney. Todos recordamos, acaso con recuerdos imborrables y entrañables de nuestra infancia, clásicos como Blancanieves y los siete enanitos (1938), Bambi (1942) Peter Pan (1953), El libro de la selva (1967), Robin Hood (1973), La Sirenita (1989), o El Rey León (1994), por citar algunos ejemplos de todas las décadas.

175977-disney-disney-characters

En tantos años, es cierto que se dio una progresión significativa en las películas de Disney, pero por lo general se innovaba poco y era todo efectismo. Pero en los noventa apareció en escena una productora con nuevos aires: Pixar. Ya hace casi veinte años desde que salió a la luz su primera película y a la que hoy dedico este espacio, Toy Story (1995), considerado el primer largometraje enteramente de animación digital de la historia.

Toy Story se presenta como la historia de un grupo de juguetes que viven en la habitación de Andy, un niño de seis años. Woody, un sheriff con una cuerda en la espalda para hacerlo hablar, es el juguete preferido de Andy, hasta que el día del cumpleaños de Andy llega a la casa un nuevo juguete que desestabilizará la situación. Este nuevo juguete, Buzz Lightyear, es mucho más moderno y tecnológicamente más avanzado que el resto, y Andy rápidamente lo acogerá como su nuevo juguete favorito.

toy-story-1

Esta trama aparentemente para niños, esconde detrás un gran número de cuestiones que nutren y enriquecen los diferentes niveles de lectura de los que hablaba más arriba. Por ejemplo, la sustitución de Woody por Buzz que pretende ilustrar una idea muy acorde con la época en la que se estrenó la película –quizás más adecuada aún en nuestros días–, con el auge de los ordenadores y la reciente aparición de Internet, en una vorágine de determinismo tecnológico y renovación en pos de un progreso ficticio.

Tampoco podemos obviar la axiología que tienen como sustrato estas películas dirigidas en gran medida para niños, ya que los valores que se transmiten en ellas inciden de forma directa en su proceso de aprendizaje, más delicado que el de los adultos. Por un lado se critican valores como la envidia, el rechazo a lo diferente o la crueldad y falta de empatía; por otro lado, se ensalza el valor de la amistad, el compañerismo y el respeto a lo diferente. Y tampoco faltan, como no podía ser de otra forma, historias de amor, canciones memorables como Hay un amigo en mí y los mejores chistes en boca de unos personajes inolvidables como Mr. Potato, Slinky o Rex (incluso en las descacharrantes tomas falsas, como en Toy Story 2 de 1999).

Toy-Story-3-taquilla1

Con este film se abrió un nuevo camino que reinventaría en cierto modo el cine de animación. Muchas de las obras maestras de este género han surgido en este camino de la mano de Pixar, como es el caso de las ganadoras del Oscar a mejor película de animación WALL-E (2008), Up (2009) o Brave (2012). Todas ellas reflejo de una calidad tanto técnica como artística de una industria que apuesta fuertemente en las últimos años por este género cargado de futuro.

Sin duda Toy Story es una película para fantasear como lo hacíamos cuando éramos niños e inventábamos las historias de los juguetes, imaginando una infinidad de mundos (im)posibles.

Mi nota: 8

Sin título-1

EnekoAnunnakin: Cinéfago altamente reflexivo y amante de las películas que alimentan esta adicción. Esto no impide que disfrute de la belleza en sus múltiples expresiones, de las cuales, por suerte, el cine está repleto.

Twitter:@ImpromptuRhythm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s