Críticas/Domingo/Para Disfrutar con Toda la Familia

La Princesa Prometida (1987): “Hola, me llamo Iñigo Montoya. Tú mataste a mi padre. Prepárate a morir”.

Pocas veces se han hecho cintas de aventura y fantasía con las que todos podamos disfrutar. La Princesa Prometida es una película con la que todo niño debería crecer y un guiño a la nostalgia para toda una generación.

Rob Reiner dirige esta fantástica adaptación de The Princess Bride, escrita y publicada por William Goldman en 1973. William sería el mismísimo guionista de la película, algo que se traduce en una gran adaptación.

La historia empieza cuando un abuelo (Peter Falk) –a quién no puedo imaginarme sin gabardina y puro- cuenta a su nieto (Fred Savage) una novela mientras este está enfermo.

5801

Westley (Cary Elwes) es el mozo de cuadra del país de Florin, mientras Buttercup (Robin Wright Penn) disfruta pidiéndole trabajos, a los que él siempre responde con un “como desees”. Pronto esta frase se traducirá en un amor correspondido.

Mientras Westley va en busca de fortuna para él y su amada, es atacado por el temible pirata y espadachín Roberts. Buttercup quién creerá muerto a su amado, aceptará el compromiso de bodas con el príncipe Humperdinck (Chris Sarandon). Por si esto fuera poco, nuestra protagonista será raptada el día antes de su boda por Vizzini (Wallace Shawn) y sus esbirros. Siendo seguidos por el hombre enmascarado, la trama dará rienda suelta a la magia, la aventura y la épica del film.

En 98 minutos podemos encontrar comedia, piratas, espadachines, amor verdadero, venganza, aventura, persecuciones, intriga, codicia, princesas, brujos y un carismático malo que surge de –valga la redundancia- aún más enemigos carismáticos. Un paseo gratificante para cualquier persona, que mejora aún más con esa genial comedia de los 80’s.

5802

El elenco de actores es inmejorable, una de aquellas películas que no puedes imaginar sin ellos. Mandy Patinkin como Iñigo Montoya, el espadachín español cuyo rol va cambiando en la historia, pero con una idea muy clara desde el principio;

André el Gigante es el enorme Fezzik y Christopher Guest –uno de los villanos- como el conde Rugen, completan la mayor parte del reparto. Un reparto que sobresale incluso lo mismo –o más- que sus dos protagonistas.

A la banda sonora se prestan la voz de Willy Deville y las composiciones de Mark Knopfler –conocido como cantante y guitarrista de Dire Straits-. Ese trabajo conjunto sería motivo de nominación al Óscar, pero no suficiente para derrotar a The time of my life de Dirty Dancing. Rob Reiner solo podía imaginar a Knopfler componiendo esa aventura fantástica llena de romance. Yo solo puedo imaginar a Mark Knopfler componiendo tan buena música.

5803

Uno de los mayores cuentos jamás contados en los que se incluyen “Érase una vez…” y “…vivieron felices y comieron perdices”. Una joya  que más de 25 años después, sigue siendo una manera fantástica de disfrutar del cine en familia, disfrutar de los sueños, la magia y volver a ser un niño.

Mi nota: 8,5

Sin título-1

alberto cuencaAlbertoCuenca: Desde que vi por primera vez la gran pantalla caí rendido al arte, y eso que era Honey, I Blew Up the Kid. Seamos serios, estoy aquí para disfrutar e intentar que disfrutéis de este amor al Cine, creando polémica”

Twitter:@BatSinope

Un pensamiento en “La Princesa Prometida (1987): “Hola, me llamo Iñigo Montoya. Tú mataste a mi padre. Prepárate a morir”.

  1. Pingback: Historias dentro de historias | Se ha Escrito Un Cine

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s