Críticas/Lunes/Para Descargar Adrenalina

Punch-Drunk Love (2002), Mataría por ti.

Mañana, 23 de abril, en Cataluña eclosionará lo que es la fiesta de los enamorados. Lo que se inició como una batalla entre un humano y un dragón, con victoria del primero, desemboca en una excusa para regalar un libro o una rosa a aquél o aquella que más queremos.

Pero supongamos, por un momento, que has sido el que te has metido en la cueva del dragón por llamar a un teléfono erótico. El dragón ha pretendido humillarte y tú has dicho: hasta aquí has llegado, no me vas a pisar. Así que sacas tu lanza mientras la sombra del dragón avanza inexorable hacia aquello que más amas. En este caso, aquello que amas se llama Emily Watson y es una dama inocente y que, ante todo, quiere que estés con ella.

Punch1

Sin lanza ni armadura, pero con un traje azul tirando a hortera, Adam Sandler se enfrentará en esta obra a muchos dragones: Sus hermanas, Philip Seymour Hoffman y él mismo, irascible, excéntrico y asocial.

Este film, muy poco conocido y peor traducido como “Embriagado de amor” en este nuestro país, se puede situar en el género de la comedia romántica, ese género que actrices como Katherine Heigl o Jennifer Aniston han decidido bombardear desde los cimientos, pero P. T. Anderson, que no tiene un pelo de tonto, imprime su estilo para hacer de esta película algo único.

Punch3

Como no, técnicamente se presenta como impecable, con algunos elementos más que destacables, como un manejo de la cámara que pocas veces se ha visto en el siglo XXI. A destacar, por ejemplo, el inicio de la película, impresionante: Adam Sandler viaja de su mesa del despacho a la calle. Allí acontece un accidente de tráfico, aparentemente sin sentido, y uno de los coches deja una pianola. Adam Sandler la mira. Fin.

En este duelo de titanes, donde incluso Adam Sandler brilla (aunque sin llegar al nivel de Hoffman), se enfrentan dos fuerzas: el dinero y las “mafias” con la lucha por aquello a lo que amas. La cuestión es: ¿Podrá, sin llegar a las manos, Sandler convencer al temible Hoffman?

Y qué batallas dialécticas oye. A lo largo de la película veremos como el personaje de Sandler aprende a coger la sartén por el mango. Aprende a hacer escuchar su voz, a luchar por aquello que es suyo. Aquí no hay grandes tiroteos, ni reventará la cabeza de nadie con un bate de béisbol pero, ¿Qué hay que sea más emocionante que ver a un individuo prevalecer ante todo aquello que cree que puede con él?

Mi nota: 8.

Un pensamiento en “Punch-Drunk Love (2002), Mataría por ti.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s