Críticas/Para Reírse/Viernes

Tengo algo que deciros (2010): Soy gay, pero tan normal como vosotros

Esta ligera comedia italiana con tintes melodramáticos cuenta la historia de Tommaso (Riccardo Scamarcio), el miembro más joven de una numerosa familia dueña de una fábrica de pasta de tradición artesanal y asentada en la provinciana ciudad de Lecce. El joven, residente en Roma y con la vida montada allí, debe asistir a una importante cena familiar donde su padre pretende cederles la dirección de la fábrica a su hermano y a él. Pero Tommaso, que tiene pensado tomar otro tipo de rumbo en su vida, planea desvelar su homosexualidad delante de todos con la intención de que su conservador progenitor le repudie y quede liberado para poder continuar su incipiente carrera como escritor.

mine vaganti 1

Desafortunadamente, sus planes se ven frustrados durante la cena y pasa a sentirse moralmente incapacitado para confesar su secreto debido a las nuevas circunstancias que salen a la luz. Lo que está claro es que el chiste “de maricas” que uno de los comensales pretende empezar a contar al inicio de la velada se ve truncado por una noticia que trastocará el destino de la familia.

El film, dirigido por Ferzan Ozpetekdesarrolla el hilarante perfil y carácter de cada uno de los miembros de la excéntrica familia Cantone, cuyo amplio abanico de diversidad ideológica crea multitud de divertidas escenas cómicas que giran en torno a la percepción actual de la homosexualidad por parte de la sociedad italiana de provincias. La película retrata con tono sutil y desenfadado las situaciones que derivan de intentar ocultar aquello que para casi todos resulta evidente.

mine vaganti 2

La trama nos va presentando en situaciones cotidianas a cada uno de los miembros de esta singular familia, encabezada por la madre de Tommaso, Stefania (Lunetta Savino), una mujer agradable y gentil llevada por aires burgueses y siempre pendiente del qué dirán. Por su parte, su marido Vincenzo (Ennio Fantastichini), el cabeza de familia, es al igual que su esposa un hombre chapado a la antigua, de la escuela de los que pronuncian manidas frases del estilo de: Pero si parecía normal, y cuya máxima preocupación, como no puede ser de otra forma, es la apariencia.

El clan se completa con la abuela (Ilaria Occhini), una mujer rebelde pero sensata, la tía Luciana, completamente miope y algo excesivamente aficionada a la botella y los hermanos de Tommaso: ella (Bianca Nappi), una ama de casa algo frustrada pero de ideas claras y él (Antonio, Alessandro Preziosi), que lleva años trabajando en la fábrica con su padre y cuya declaración inicial entorpece de pronto las desorbitadas aspiraciones que su padre había puesto en él. Destaca también Alba (Nicole Grimaudo),  una trabajadora de la empresa con hábitos temerarios al volante con la que el protagonista entabla una curiosa amistad tiznada de desamor.

mine vaganti 5 

El recurso cómico principal de la película surge de potenciar la ignorancia de los padres, que permanecen ciegos ante la evidente orientación sexual de su hijo y de los amigos que lo visitan, ya que representan el estereotipo de los típicos seres anclados en el pasado que quizá no ven o a lo mejor no quieren ver, que aquello que para ellos parece provenir de tierras terrícolas, hace ya algunos años que empezó a ser asumido con naturalidad. El hecho de que no reparen en las preferencias sexuales de ciertos personajes parece reforzar, de forma algo curiosa y paradójica, la normalidad que ellos mismos les niegan.

La abuela, que podría considerarse el eje del film, con las sabias palabras que imprime en su alegato final y las circunstancias en las que éste se desarrolla consiguen hacer triunfar al fin los valores humanos por encima de los prejuicios pueblerinos. 

La inclusión del film en la categoría para reír obedece simplemente a la sencilla razón de que la película, a pesar de estar ligeramente trufada de elementos románticos y melodramáticos, ridiculiza y desmonta de forma muy divertida y ligera los cimientos sobre los que se yerguen las típicas familias italianas burguesas de provincias. Sin grandes pretensiones, consigue hacerte pasar un buen rato valiéndose de un humor sutil y refinado de raíces cotidianas fácilmente descodificables para la audiencia europea.

Ver en Filmin

Mi nota: 8

Sin título-1

Pau Lluís

anetomarchessi: “El cine produce un inacabable abanico de sensaciones”

Twitter: @anetomarchessi

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s