Críticas/Domingo/Para el Gran Público

Tú, yo, y todos los demás (2005): La delgada línea entre lo real y lo surreal

El popular -y ya añorado- crítico Roger Ebert la consideró una de las 10 mejores películas de la primera década del milenio. No se me ocurre una carta de presentación mejor. Además, opera prima, premio del jurado en Sundance o Cámara de Oro en Cannes. Sin pelos en la lengua puedo decir que se ha convertido en una de las mejores películas del universo indie, tan popular hoy.

Detrás de Tú, yo y todos los demás, Miranda July quien es a su vez la protagonista de una película en el que las personas corrientes son las que ocupan el primer plano. Podemos ver sus preocupaciones, sus anhelos y sus pensamientos que se mueven en la delgada línea que separa lo real de lo surrealista con situaciones de lo más intangibles envueltas por una capa mística.

La protagonista, Christine es una artista que espera su momento y mientras éste no llega se dedica a ser taxista para ancianos. Su vida cambia cuando conoce a Richard un dependiente que se acaba de separar y se encuentra con una situación desconocida para él: darse cuenta de que no conoce a sus hijos y el miedo al compromiso con Christine. Alrededor de esta pareja ocurren sucesos paralelos con personajes secundarios de lo más mercurial.

Meandyouand

¿Cómo se relaciona la gente en un mundo cada vez más individualista donde la vida en comunidad ha sido substituida por el aislamiento? No encuentro una premisa mejor que esta pregunta. Estamos ante una película constantemente marcada por situaciones en las que el miedo toma un papel protagonista.

Una película de descubrimientos, ambiciosa, que busca en personajes cuotidianos la respuesta a las grandes preguntas de la historia de la humanidad, el sexo y el amor, y para ello se nos presenta en un mundo extraño, pero real, muy en la onda de las películas indie de hoy, la madre de muchas, y que por momentos recuerda al mejor Wes Anderson.

¿Por qué una película para el gran público? Su atmósfera, el ritmo y los temas que tratan son perfectas para cualquier paladar, es una película que entra perfectamente, agradable, y que se ve con una sonrisa. Ideal para un domingo.

Mi nota: 6,5

Ver en Filmin

Sin título-1

Lluís Muñoz

lmpandiella: “El cine no es más que un cortocircuito de luz entre dos eternidades de oscuridad”. El cine lo es todo, allí puedes encontrar la vida, la muerte, el llanto, la risa, la ilusión, la impotencia, los sueños… no falta nada!

Twitter:@Lmpandiella

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s