Especiales

Anna Karenina, Anna Karenina y Anna Karenina

Desktop

Muchas veces oímos que una obra literaria o cinematográfica es “un clásico”. ¿Qué se quiere decir con esto? ¿Qué particularidad debe tener una obra para merecer esta distinción? En algunos casos es la novedad que aportan en el momento que se crean, la ruptura con las corrientes anteriores y las consecuencias de tal novedad en las obras posteriores. En otros casos es por ser la máxima representación de un movimiento artístico. En otros , el más importante para mí, es la no-obsolescencia de la obra. Un clásico suele tener la capacidad de conservarse en el tiempo, de leerse 200 años más tarde y seguir siendo actual. La grandeza de Flaubert, Tolstoi, Ortega y Gasset, Dostoevsky, Jane Austen, Cervantes y muchos más reside, en parte, en haber sabido escribir no sólo para los lectores de su época sino también (sin saberlo) para todos los que vendrán. Por esto célebres autores no fueron reconocidos en vida pero sí al cabo de años, cuando su obra sobrevivió generaciones.

Desktop

La sociedad de finales del siglo XIX en Rusia

Lev Tolstoi escribió Anna Karenina a finales del siglo XIX y la historia está ambientada en esta época pero aun así la obra no ha perdido su actualidad porque habla de temas humanos que no desvanecen: amor, deber, hipocresía, lealtad, amistad, dolor, deseo, sufrimiento… y lo más importante, sabe tratarlos. Además, lo que más me impactó de la lectura del libro fue la capacidad del escritor en ponerse tan bien en la piel de personajes tan dispares como son Anna, Levin, Karenin, Vronsky, etc. Personajes con visiones de la vida y experiencias muy diversas pero Tolstoi sabe hacerte entrar en ellos y entender las razones, motivaciones y deseos de cada uno.

Aunque esto sea un blog de cine me parecía imprescindible hablar primero de la novela que ha inspirado las películas de las que hablo hoy. Porque esto no es un post solo sobre películas sino sobre una historia y como ya nos recordó y demostró Jaume Clapés en su crítica de Jane Eyre “aunque se dice que los griegos ya inventaron todas las historias, aún hay mucho por contar si se sabe cómo” y la nueva versión de Anna Karenina lo confirma: al ser una historia tan conocida su ambición no era limitarse a contar el qué sino que se ha concentrado mucho en la forma.

Hay 11 versiones cinematográficas de esta obra (algunas para televisión) y he escogido dos para compararlas:

  • Anna Karenina 2012: dirigida por Joe Wright (Orgullo y Prejuicio, Expiación, Hanna), protagonizada por Keira Knightley, Jude Law y Aaron Taylor-Johnson.
  • Anna Karenina 1935: dirigida por Clarence Brown y protagonizada por Greta Garbo y Fredric March.
Desktop-001

Greta Garbo y Keria Knightley encarnan Anna Karenina

Como primera apreciación pero sino profundizar (aquí no haré crítica de cada una de las películas sino que hablaré más bien de lo que cuentan y lo que no), la versión del 1935 es una versión de acuerdo con el cine clásico de Hollywood de los años 30. En cambio la versión del 2012 es una versión muy teatral.

(A partir de aquí se supone que el lector o lectora ya conoce la historia)

Las dos películas tratan la trama principal de la historia, es decir el enamoramiento de Anna Karenina y el conde Vronsky, pero (evidentemente) no siempre coinciden en las subtramas escogidas ni en los episodios secundarios de la trama principal a tratar.

Desktop-002

Pareja Karenina-Vronsky en las dos versiones

Una de las principales diferencias es la importancia que se da a la historia de Levin y Kitty (porque si se lee el libro una se pregunta porque se titula “Anna Karenina” y no otra cosa que incluya Levin ya que es un personaje igual o más presente que Anna). Podríamos decir que Levin es un personaje muy diferente en cada una de las películas y es en la versión del 2012 en la que se adecua más al personaje del libro.

La película del 1935 pasa muy por encima de esta trama y del conflicto Levin-Kitty-Vronsky-Anna. Aunque si haya una escena de la boda de Levin y Kitty, no se les da más importancia que una pareja del entorno de Anna y Vronsky. En cambio en el libro su relación es otra trama de gran importancia comparable a la relación Anna-Vronsy. Hecho que la versión del 2012 asume e incluye, aunque sin hacerla protagonista pero sí aportando su mensaje: el amor no siempre destruye o hace sufrir; también existe el amor tímido, afable y sano. Además, también incluye la figura del hermano enfermo de Levin que la versión del 1935 decidió no mencionar.

Levin y Kitty en la versión del 2012

Levin y Kitty en la versión del 2012

Me he fijado también que el viaje en Italia que hacen Anna y Vronsky para escapar de los juicios de la alta sociedad rusa y para vivir su amor libremente, sin lograrlo, es recogido por la versión de Clarence Brown pero no por la última versión. La razón es, seguramente, porque aunque informa de la evolución de la relación de los dos enamorados y se descubre que no van a ser capaces de ser felices, no desencadena ninguna acción que haga avanzar la historia. Por la misma razón ninguna de las dos versiones incluye los meses en que la pareja vive en el campo, apartados de la ciudad y los cotilleos, intentando empezar de nuevo, con su hija.

Por otra parte, las dos películas tratan de manera muy similar la llegada de Anna a Moscú en tren: es la presentación de Anna en la historia y se la ve hablando con la madre de Vronsky en el vagón, saludando efusivamente a su hermano cuando baja al andén y sobretodo es el momento en el que conoce a Vronsky: en todos los casos, en la novela y en las dos películas, se percibe la intensidad de su primer contacto.

Llegada de Anna a la estación de Moscú

Llegada de Anna a la estación de Moscú

Se incluyen con igual de intensidad en las dos obras cinematográfica el amor de Anna por su hijo y la gran dificultad que representa para que Anna lo deje todo y se vaya con Vronsky.

También es parecido el tratamiento del episodio de las carreras de caballos en San Petesburgo en las que corre Vronsky. Este episodio es el causante de la confesión de Anna a su esposo del amor que siente por Vronsky y también la demostración pública de este. Por ser un episodio tan crucial en el desarrollo de la historia, las dos películas le dan la misma importancia.

La primera aparición de Anna en público en la ópera después del escándalo es el último episodio que las dos películas cuentan de manera muy parecida por ser también una pieza clave en la historia: la acción desencadenante del suicidio de Anna.

Escena en la ópera

Escena en la ópera

Hasta aquí la comparación de dos películas y una novela que hablan de la misma historia pero cada una a su manera y no por ello menos imprescindibles. Literatura y cine siguen yendo de la mano, y que no sea la última vez.

Sin título-1

Maria CuennetMariamnn: En el cine el papel que me atrae más es el de espectadora. La experiencia gana cuando luego la puedes compartir y discutir con esos amigos cinéfilos que tenemos. Hagámoslo también aquí.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s