Críticas/Domingo/Para Disfrutar con Toda la Familia

El Ilusionista (2010): Un truco melancólico

La animación ha conseguido abrirse un importante hueco en el cine contemporáneo, es innegable la buena salud de la que goza y el futuro que le queda por delante. Si bien esto es cierto, también lo es que la pantalla empieza a saturarse de películas de animación “prototípicas” con dos elementos principales (generalizando mucho) dirigidas a un público infantil y animación en tres dimensiones generada por ordenador. Así pues cuando llega una propuesta distinta se agradece, El ilusionista (L’illusionniste) es uno de estos casos. Una película de animación tradicional (a la que da gusto volver de vez en cuando) y que nos acerca una temática que no es precisamente infantil. Así pues se puede decir que se trata de un film que hace madurar al género de las películas de animación.

El mago Tatischeff es un artista en horas bajas. Mayor, torpe y sin público se convierte en un trotamundos obligado a trasladarse de un teatro a otro, de ciudad a ciudad sin público ni perspectivas de futuro. Tatischeff abandona su París de origen atraviesa Inglaterra para llegar a Escocia, donde conocerá a una joven e ingenua chica que se unirá a sus desventuras al creer que él es un auténtico mago.

elilusionista2

El ilusionista es una película con dos caras; por un lado nos encontramos con unos personajes entrañables y una atmosfera cargada de nostalgia y melancolía que nos hacen encariñar rápidamente con el metraje y sobretodo con el ilusionista. Pero del otro lado, trata un tema universal extrapolable a la actualidad, el final de una etapa y los tiempos de crisis. El mago Tatischeff asiste al declive la generación de artistas escénicos y teatrales (acróbatas, ventrílocuos, cómicos etc) a la cual pertenece y que como él malviven del oficio.

Sylvan Chomet dirige esta magnífica pieza de animación después de su anterior film Bienvenidos a Belleville. El guión se trata de una historia del cómico francés Jacques Tati (1907-1982), que escribió hace cincuenta años y que Sylvan Chomet recupera para el film.

elilusionista

El ilusionista es un homenaje a esta figura clave del humor galo. Actor, director y guionista de sus producciones, Jacques Tati fue conocido sobretodo por las aventuras de Monsieur Hulot.

Esta influencia la encontramos en la expresividad del personaje principal. Las palabras sobran, un simple balbuceo y su gestualidad son más que suficientes para entender todo lo que le pasa por la cabeza. En este sentido comprobamos el gran trabajo en las animaciones, tan transparentes que nos permiten empatizar mucho con los personajes, sobretodo con el mago. Esta expresividad puede recordar a los grandes del humor como Charles Chaplin pero por encima de todo se trata de una caricatura del humorista francés que incluso comparte nombre con el mago Tatischeff (verdadero apellido de Jaques Tati).

En definitiva, El ilusionista es una joya de la animación, un film tan amable como amargo en el que cada fotograma es una pequeña obra de arte. 

Mi nota: 9

elilusionista3

Sin título-1

Arnau Gódiaarnaugodia: Al igual que con la música, hay una película para cada momento, situación y estado de ánimo. El problema es encontrarla.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s