Críticas/Jueves/Para la Cena con Amigos

I’m Not There (2007): este no es un biopic cualquiera

But deep inside my heart
I know I can’t escape

foto4

A Todd le gusta el rock, el pop, el glam. A Todd le entusiasma los mitos. A Todd le encanta verse como  un transgresor. Todd hace películas y Todd fusiona todo esto en su filmografía. Desde que el 1987 dirigiese el cortometraje Superstar: The Karen Carpenter Story en el que se narra la vida de la cantante Karen Carpenter, utilizando Barbies en lugar de actores, Todd Haynes ha seguido una carrera en la que transgresión y mitos de la historia de la música han sido temas recurrentes, como en el caso de Velvet Goldmine (1998) donde Bowie es el principal protagonista acompañado por otras figuras como Iggy Pop, Lou Reed y Mick Jagger.

foto3En I’m Not There Haynes la ‘víctima’ de la disección de Haynes es Bob Dylan y de hecho, una de las primeras escenas es, precisamente, la autopsia del mito norteamericano: esta película es un estudio de la vida de Dylan. Y para abordar este reto Haynes adopta una estructura no lineal, post-Citizen Kane, de manera que la película adquiere las características de un collage, a través de seis microrrelatos que se combinan. Cada relato está protagonizado por un actor diferente que a su vez retrata algun aspecto de la vida de Bob Dylan. El casting es, simplemente de lujo: Marcus Carl Franklin, Ben Whishaw, Heath Ledger, Christian Bale, Richard Gere y Cate Blanchett son los encargados de dar vida a Dylan (además de contar con unos secundarios de la talla de Julianne Moore y Charlotte Gainsbourg). Y ya te lo dice el título: ‘I’m not there’, no esperes ver a Bob Dylan –ni siquiera oír su nombre– por ninguna parte.

foto1La película se ha etiquetado de ‘hipnótica, irregular, melancólica, psicodélica, ingeniosa, soprendente, generosa, bohemia, vanguardista…’ y si bien a primera vista puede parecer un puzzle narrativo, el resultado es un film en el que se consiguen mostrar las diferentes caras de un mismo personaje a través de una estética personalísima y muy atractiva. Esto queda de manifiesto a simple vista ya que dentro de la misma película se pueden identificar géneros cinematográficos que van del western (trama de Billy The Kid) al falso documental (trama de Jack Rollins). Pero la guinda del pastel de I’m Not There es su banda sonora, las canciones de Bob Dylan. La música es lo que une los relatos, lo que cohesiona el film.

foto5I’m Not There es una de esas películas que suelen pasar desapercibidas y de las que se puede disfrutar verdaderamente, en una cena de amigos, que para eso la recomiendo. Los que conocen la vida de Dylan encontrarán guiños por todas partes y sin duda pensarán que es una muy buena película; los que no sepan de la vida del cantante quizás se pierden pero al menos (o eso creo yo) despertará interés en saber más sobre este icono del siglo XX.

foto6

BONUS: Para los interesados en Bob Dylan recomiendo No direction Home, un documental de Martin Scorsesse en el que se trata la vida del cantante y el impacto de su música en la cultura del siglo XX.

Sin título-1

Sergi Alvarezsergialvarrio: “Tarkovski fue una revelación, Kielowski otra y El árbol de la vida otra. Pero el cine bien hecho y que tiene algo intersante que contar en general me gusta. Y aunque el poder aprender sobre cine me ha enseñado a valorar más unos aspectos antes que otros, no me avergüenzo al decir que me lo paso bien viendo pelis rollo Batman y Star Wars

Twitter:@SergiAlvarez

Un pensamiento en “I’m Not There (2007): este no es un biopic cualquiera

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s