Críticas/Para Fantasear/Sábado

Cuentos de la luna pálida (1953): Fantasía de belleza exótica

“Los misteriosos y extravagantes cuentos a la luz de la luna de los días de lluvia van derechos al corazón de los hombres y despiertan sus fantasías. Esta obra es un cuento que nace precisamente de esas fantasías”

Ganadora del León de Plata del Festival Internacional de Venecia, Cuentos de la Luna Pálida (1953) es la película más popular de Kenji Mizoguchi. Partiendo de la adaptación libre –pero fiel al espíritu- de dos cuentos fantásticos de Akinari Ueda y de un cuento de Guy de Maupassant, el director japonés puso en imágenes una reflexión moralizante sobre la ambición, la avarícia y la búsqueda de la felicidad en el Japón feudal repleto de guerras del siglo XVI.

j6kMvBi0rw2CVJqQeISqQ89OEEV

La vida armoniosa y pacífica dos parejas de campesinos se ve alterada por los sueños de grandeza y riqueza. Genjûrô (Mayayuki Mori), el protagonista principal, se dejará llevar por la codicia tratando de sacar provecho de la situación bélica que está desolando Japón. Será seducido por una mujer espectral, la princesa Wakasa (Machiko Kyô), que cual mujer fatal, le arrastrará hasta las más profundas tinieblas.

3n4vhUJMwWGwG49G1ofTkQdFc1A

En Cuentos de la Luna Pálida lo sobrenatural y lo real conviven en perfecta armonía  Figuras espectrales que habitan ambientes cotidianos pero que se esconden en las sombras al ritmo de una música fantasmagórica persistente.  El ambiente onírico, presente durante todo el film, se acentúa sobre todo por su atemporalidad. El espectador, suspendido en el tiempo- y en el espacio- se funde en las imágenes penetrantes de esos planos largos, reposados, callados.

e1HlWt1PyXnc8xFO0IEaeroXMgP

Sin duda, la fuerza expresiva y el exotismo  del film consiguen encandilar la mirada occidental, deshabituada a la belleza y lirismo de una puesta en escena que combina la tradición estética japonesa y el arte del instante y, que viene a reivindicar la dimensión más artesanal del cine.

Mi Nota: 9

Sin título-1

Anna Casadoannacasado: Creo que el cine es un placer para locos, el refugio perfecto de esa cosa tan aburrida a la que, inevitablemente, todos tenemos que hacer frente algún día y a la que llamamos realidad.

Twitter:@anncasado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s