Críticas/Lunes/Para Descargar Adrenalina

Con las Manos Ensangrentadas (2004): Fin del bucle

Dentro de la familia la figura paterna ha estado históricamente situada en la cúspide de la pirámide jerárquica. La fuerza del padre comúnmente ha sido una pesada losa a arrastrar para toda la descendencia masculina. Los hijos tienen la necesidad constante de demostrar su valor y conseguir el reconocimiento del padre con el que poder sentirse libres consiguiendo así, iniciar un camino autónomo e independiente y crearse una identidad propia al margen del padre. Nuestra cultura ha hecho de esto un tópico y en literatura, cine y en las artes en general nos encontramos con esta temática frecuentemente.

Con las manos ensangrentadas es un spin-off de la opera prima de Nicolas Winding Refn, con la que haría una trilogía, Pusher. En estas películas trata de mostrar la cara más oscura de Dinamarca en un ambiente de drogas, violencia e inmoralidad. Tommy (Mads Mikkelsen) se convierte en una especie de Edipo danés que acaba de salir de la cárcel y necesita demostrar su valía a su padre, el Duke (Leif Silvestrer), un gánster de los bajos fondos de Copenhague.

PusherIIi

Tommy es víctima de una educación marcada por el crimen y la delincuencia a la que se vio condenado a entrar. La falta de amor paternal y de una educación digna son con frecuencia causas de la criminalidad a las que se ven conducidos sin remedio miles de jóvenes. La sociedad ideal será aquella en la que nuestros hijos sean tratados con amor y educados en un mundo feliz lejos de la violencia.

El culpable de la situación de Tommy no es otro que su padre. Un Tommy al que vemos al principio actuando de forma impulsiva, tratando en todo momento de demostrar a su padre su talento y crearse una identidad lejos de la sombra de éste. Pero Tommy descubre que ha sido padre y su conducta da un giro de 360º, sustituyendo el impulso por la reflexión para liberarse de su padre, y tratar de evitar que su hijo siga el mismo camino que él evitándole así, el trágico destino que le hubiese esperado si hubiese crecido en el terrible ambiente de los bajos fondos de Copenhague.

Fqy2qf1hLC

Mads Mikkelsen regala –una vez más- una actuación espectacular en la que cada mirada consigue expresar la desidia, la impotencia y la falta de amor con la que su personaje ha vivido. Este tipo de actuación en la que los silencios hablan más que los diálogos también la podemos ver en la aclamada película del mismo director, Drive, en la que Ryan Gosling a través de la interpretación es capaz de expresar toda una compleja psicología.

Se trata de una película para descargar adrenalina en la que el director consigue crear tensión durante toda la película, con unas actuaciones brillantes y una fotografía muy característica que le han acompañado a lo largo de toda su filmografía. Una gran película que además reflexiona acerca del mal y cómo influyen directamente en este la educación y el amor fraternal. Su director, Refn, está en estado de gracia y tras Drive, esta semana está presentando Only God Forgives en Cannes en una película que promete ser otra obra maestra dentro del género.

Mi nota: 7

Ver en filmin
Sin título-1

Lluís Muñoz

lmpandiella: “El cine no es más que un cortocircuito de luz entre dos eternidades de oscuridad”. El cine lo es todo, allí puedes encontrar la vida, la muerte, el llanto, la risa, la ilusión, la impotencia, los sueños… no falta nada!

Twitter:@Lmpandiella

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s