Críticas/Martes/Para Llorar

Eduardo Manostijeras (1990): Emocionante fábula oscura

Puede que el origen de la nieve no sea tal y como nos lo pinta Tim Burton en Eduardo Manostijeras (1990), pero ojalá fuera tan bonito. Burton estampó, desde sus inicios, su personal estilo visual y realizó una bella y emocionante fábula. La sensibilidad y fragilidad del protagonista, Edward, y su historia son solo comparables a la de sus creaciones, las esculturas de hielo de donde proviene la nieve.edu2

Mediante la excusa de contar de donde viene la nieve, somos testigos, a través de una anciana, de la historia de Edward, un particular joven que intenta adaptarse a una zona de los típicos suburbios estadounidenses. El chico, interpretado por un magnífico Johnny Depp, es una especie de monstruo de Frankenstein de estética gótica, creado por un brillante inventor que murió antes de poder ponerle manos, dejándolo con tijeras en su lugar (de ahí el título).edward-scissorhands-original

El argumento es sencillo y conocido, pero efectivo: un misterioso forastero llega a una comunidad a la que intentará adaptarse. Lo que hace distinta a esta película son muchos elementos: el excelente reparto, un maquillaje y decorados muy conseguidos, una banda sonora sublime a cargo de Danny Elfman y, sobre todo, un nosequé mágico característico del universo Burtoniano.

Siempre dentro de un ambiente algo oscuro, Eduardo Manostijeras destaca como una de las cintas más bellas del director, que junta pequeños toques de comedia y burla con inocente fantasía y la tristeza de la enajenación del protagonista: Edward es demasiado bueno para este mundo y deberá aislarse en su soledad.edward-scissorhands-edward-scissorhands-5051980-852-480

En el reparto encontramos a unos jovencísimos Johnny Depp y Winona Rider como la pareja de enamorados imposibles, y un seguido de coloridos secundarios que caricaturizan la vida de los suburbios estadounidenses, destacando los simpáticos padres de Kim (Rider) encarnados por los talentosos Alan Arkin (Pequeña Miss Sunshine, Argo) y Dianne Wiest (Balas sobre Broadway, Hannah y sus hermanas) y la chillona vecina Joyce, interpretada por Kathy Baker (Las normas de la casa de la sidra).

Se trata, en definitiva, de un hermoso pero triste cuento de hadas moderno que con su peculiar estilo visual es muestra ya de la futura filmografía del director (Sleepy Hollow, Big Fish, Sweeney Todd…) que se caracteriza por los elementos fantásticos envueltos de una romántica aura gótica.

Mi nota: 8

Sin título-1

LuacíaLucía: “Yo por una película dejaría a un hombre, pero por un hombre nunca dejaría una película.”

Twitter: @LCarmona137

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s