Jueves/Para la Cena con Amigos

El Arca Rusa (2002): Una steadycam para soñar la historia de Rusia

Presentada en el Festival de Cannes del año 2002 y estrenada aquí con retraso dos años después, El arca rusa es un film bastante inclasificable ya que remite a la vez al documental, a la reconstrucción histórica y al cine fantástico.

Dura 96 minutos, está rodado en un único plano secuencia sin montaje, lo cual supone un prodigio técnico. Así lo explicaba el programa de mano del cine donde se exhibió: “El 23 de diciembre de 2001, un hecho sin precedentes tuvo lugar en San Petersburgo. Dentro del Hermitage el director de cine Aleksandr Sokurov rodaba un largometraje “El Arca Rusa” de 96 minutos y en tiempo real. La cámara se conectaría y noventa minutos después se desconectaría tras haber filmado a través de 35 salas y repasado 4 siglos, plasmando la historia a gran escala por medio de una meticulosa ordenación de efectos espectaculares. Más de ochocientos actores y extras toman parte en esta producción única”. En este sentido es fundamental la labor del director de fotografía , el alemán Tilman Buttner, un experto en el uso de la steadycam. Lógicamente el film es de un perfecto acabado formal. Cierto que el escenario ya es suntuoso de por sí pero las mismas imágenes transmiten ese preciosismo, quizá un tanto decadente, pero a la postre estéticamente bello. Y bueno si era esto válido para Visconti también puede serlo para Sokurov ¿no?

el arca rusa

Evidentemente es un film contracorriente y arriesgado y por tanto ambicioso. Resultaría fácil al visionarlo contraponer la alta cultura (por el tema, por lo visualizado) a la cultura de masas. Pero hay un detalle para la reflexión: Buttner ha trabajado en el mundo de los videoclips. Cierto que la estética del film de Sokurov, un director que quiere ser percibido como autor, no tiene nada que ver con ese lenguaje pero está claro que donde ha salido la habilidad técnica del cámara.

El film toma el Hermitage, en San Petersburgo, como un punto de partida. No se trata sólo de ver un museo importante y de evocar páginas del pasado histórico de Rusia de los últimos 300 años, de Pedro I y Catalina II a Nicolás II, el periodo comunista y la actualidad (la del 2002). Se trata también de ver como un pasado determinado se proyecta en el presente y como ello permite trazar un retrato subjetivo sobre la historia y el carácter del pueblo ruso. Y ahí el sentido simbólico del título: “Como el Arca bíblica, el Hermitage ha navegado en una difícil carrera contra corrientes adversas, en el tiempo y en sus oleajes. Una casa que atesora vida y arte, es también un testamento del empuje del espíritu humano”.

Los conductores de la trama son un marqués francés de finales del XVIII y principios del XIX (ha conocido la revolución francesa y a Napoleón) y una voz en off, trasunto del propio Sokurov. El diálogo es complejo toda vez que el primero es presentado como cínico, extravagante e imprevisible pero además porque se produce entre dos hombres de tiempos  históricos diferentes que analizan hechos que a veces conocen ambos pero otras no.

Además, el film tiene un cierto aire de delirio y de ensoñación alucinada. No se sabe porque la voz en off no tiene cuerpo pero es posible por el prólogo y el epílogo deducir un accidente, seguramente mortal, y que todo transcurre en ese lapso en que la vida se extingue. Esta es mi hipótesis y ello explicaría ese tono alucinado del film donde lo histórico evocado tiene un cierto aire de extrañeza, de lejanía, de imprevisible, de seguir sus propias reglas, como si estuviéramos leyendo las aventuras de Alicia de Lewis Carroll. Hay que decir que Claude Chabrol rodó en 1976 Alicia o la última fuga donde el breve instante de la muerte daba pie a la visión de todo un universo onírico. Ignoro si Sokurov conoce el film pero la relación entres ambas cintas creo que puede establecerse.

Nota: 10

Sin título-1

Quim PuigQuim Puig:

“The notorious boy of the wild/ adopted by wolves when he was a child/ That’s why God, that’s why God, that’s why God made the movies” ( Paul Simon, 1980)

Twitter:

Un pensamiento en “El Arca Rusa (2002): Una steadycam para soñar la historia de Rusia

  1. Obra maestra. La fui a ver de estreno al cine y aún me estoy preguntando cómo han podido ejecutar con tanta maestría un plano secuencia tan complejo… es prodigioso.

    Sokurov es un director muy interesante, supo arrimarse a una árbol que hacía buena sombra (Tarkovsky)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s