Críticas/Para Salir de Fiesta/Viernes

La Dolce Vita (1960): ser extraño en los dos mundos

La Dolce Vita de Federico Fellini, estrenada el 1960 y premiada con la Palma de Oro en Canes ese mismo año, marca una frontera en la filmografía del director italiano entre sus trabajos vinculados al neorrealismo (I Vitelloni, 1953; La Strada, 1954) y, posteriormente, su periodo más simbolista, entre fantasía y realidad (tres años más tarde estrenará su genial Otto e Mezzo).

El argumento de La Dolce Vita trata sobre un periodista del corazón, Marcello Rubini (Marcello Mastroiani), que trabaja como columnista en un diario que se sumerge cada noche en la vida nocturna romana para sacar alguna exclusiva de alguna de todas esas fiestas. La película se construye a partir de varios encuentros entre el periodista y personajes de todo tipo; es como si el protagonista cada vez abriera un cajón desordenado donde se puede encontrar cualquier cosa. Fellini hace aquí una fuerte crítica a la moral burguesa con sus aires de superioridad y pone a Marcello ante la espada y la pared: o llevar una vida de exceso (la dolce vita) o una vida ‘normal’.

8De hecho, Marcello se presenta como el hombre moderno que no puede tomar el control de su vida. Marcello querría ser novelista y dejar atrás esa dolce vita de fiestas, seducciones y discusiones de pareja porque a pesar de estar acompañado en todo momento, Marcello siente una profunda soledad ante el mundo que le rodea. Sin embargo, cada noche vuelve a las fiestas que se llevan a cabo en la ciudad.

4Al principio de la película, cuando Marcello sobrevuela Roma en helicóptero para llevar al Vaticano una estatua de Jesús, observa a unas mujeres que están tomando el sol. Cuando intenta hablar con ellas el ruido del helicóptero impide que se entiendan entre ellos. De la misma forma, al final de la película, el periodista es incapaz de comunicarse con el ‘otro lado’, donde hay una bañista. Esta forma de empezar y acabar es muy interesante pues al principio se contempla Roma desde el cielo pero acaba a ras de tierra, habiendo experimentado hasta tocar fondo esa forma de vida que se presenta de una forma tan ‘dulce’ así como se consigue mostrar esa incapacidad de comunicación.

Marcello quiere deshacerse del estilo de vida que lleva y cuando conoce a Steiner, éste es para él un referente, como dice Rosal, un “consuelo intelectual, alguien que no se conforma con aquella ‘dolce vita’”. Steiner muestra en todo momento ese contraste (incluso con las piezas que toca en la iglesia: empieza con una canción popular y acaba con la Tocata y Fuga de Bach). Pero lo que descoloca profundamente a Marcello es el hecho de que Steiner, más tarde, mate de un disparo a sus dos hijos y, a continuacion, se suicide. Así es como acaba todo lo que Marcello quería ser. A partir de ahí, se entrega completamente a la dolce vita pero ahí tampoco es él; sus ‘amigos’ se burlan tratándolo de ‘intelectual’ y ‘escritor’, está totalmente fuera de lugar, un pez fuera del agua como el monstruo marino que al final del film Marcello se encuentra en la playa. Esto, según Fellini, “es el espejo de la degeneración del protagonista”.

La Dolce Vita es una película totalmente vigente pues más allá de la historia hay un tema que interesa a todas las generaciones que hemos venido posteriormente: el conocernos a nosotros mismos, a los demás y comunicarnos con ellos, la identidad y la vida, el paso de las horas, los días y los años . Esto es lo que hace universal una obra de arte.

* * *

BONUS: me parece imperdonable acabar sin hablar de Sylvia (Anita Ekberg), el personaje que desprende inocencia e ingenuidad y es capaz de recoger a un gato de la calle y acto seguido bañarse en la Fontana di Trevi hasta el amanecer. Ante Sylvia, Marcello no se resiste a seguirla.

Sin título-1

Sergi Alvarezsergialvarrio: “Tarkovski fue una revelación, Kielowski otra y El árbol de la vida otra. Pero el cine bien hecho y que tiene algo intersante que contar en general me gusta. Y aunque el poder aprender sobre cine me ha enseñado a valorar más unos aspectos antes que otros, no me avergüenzo al decir que me lo paso bien viendo pelis rollo Batman y Star Wars

Twitter:@SergiAlvarez

Un pensamiento en “La Dolce Vita (1960): ser extraño en los dos mundos

  1. Pingback: FELLINI-SATYRICON (1969): ROME.BEFORE CHRIST.AFTER FELLINI | Se ha Escrito Un Cine

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s