Críticas/Lunes/Para Descargar Adrenalina

Buried (Enterrado) (2010): Sufrimiento bajo tierra

Con una premisa que asustaría a cualquier director, Rodrigo Cortés firma una de esas películas que certifican que el llamado cine español tiene futuro más allá de su territorio. Y no porque esté rodada en inglés –que también– sino porque desprende una originalidad que consigue hacer olvidar que esto mismo ya lo vimos en Kill Bill Vol. 2 (Quentin Tarantino, 2004) y una calidad digna de cualquier superproducción. Pero esto no es casual, responde a varios motivos.

BURIED

Primero, la maestría de la puesta en escena y dominio de la cámara de Cortés. El reducido espacio donde transcurre la acción, que puede parecer la peor de las pesadillas para un realizador, es el gran aliado del director para contar cómo se siente el protagonista. El pequeño cubículo es manipulado a placer para crear distintos sentimientos. Como, por ejemplo, el momento en el que el ataúd parece no tener techo y la cámara se aleja de Paul Conroy –el personaje principal– en un travelling con rotación al servició de lo que experimenta el personaje. Lo mismo sucede en las ocasiones que el suelo parece lejano o cuando el director usa el zoom –técnica que se reivindica como hace el mismo Tarantino– para acercarnos al personaje y hacernos partícipes de la tensión en aumento del enterrado a cada frase del diálogo.

buried-2

Segundo, una fotografía que organiza el relato, que aporta una atmósfera acorde a la situación del personaje en cada momento. Las luces que aparecen están al servicio de la historia, muchas veces marcando los cambios de rumbo de ésta. El verde de la bengala, el azul del móvil, el rojizo del mechero y la luz blanca de la linterna son, en sí, un lenguaje que expresa, que transmite y define de forma inconsciente para el espectador el tono de cada momento. Aunque puedan parecer al azar, el trabajo de Eduard Grau, el director de fotografía, es una auténtica hazaña. Todos los elementos que desprenden luz son elementos que participan en la escena: no hay cabida a la manipulación con focos –o, al menos, eso parece–. De este modo, tan estimable es su trabajo con los colores como con la ausencia de ellos, ya que el negro tiene un papel fundamental siempre jugando en el límite de lo que se puede ver y lo que no, compenetrándose a la perfección con la construcción del espacio.

Buried-pic-2

Tercero, el guión. Obra de Chris Sparling, el texto sabe equilibrar las secuencias de máxima tensión y los momentos de sosiego haciendo que el ritmo no decaiga en ningún momento. Escenas como la de la serpiente, el primer derrumbamiento o el mismo inicio consiguen conmocionar y confieren al conjunto la suficiente fuerza como para atrapar al espectador. Además, el guionista consigue dibujar al único personaje de la cinta con la mínima información posible, repartiéndola con cuenta-gotas a lo largo del metraje para que, al final, el público ansíe tanto como el propio personaje, su salvación. Aunque abusa del falso final, el desenlace del filme, engrandece la denuncia de esta película –que la tiene–. Por una parte al empresario, que es mostrado como un monstruo sin escrúpulos con un despido que, más que improcedente, parece atentar a los derechos humanos. Y, por otra parte, a los estados, representados aquí por un hipotético salvador con mucha labia. El ente frente al individuo, señores.

Buried - 3

Digna de mención es, también, la interpretación de Ryan Reynolds que consigue construir con solvencia una experiencia aterradora. Su gran acierto es convertir al personaje en alguien corriente mostrando su impotencia frente a la situación con naturalidad. Gran parte del mérito de que el público crea que el entierro es real –y no de cartón piedra– es su convicción y su capacidad para meterse en la piel de alguien en esa situación. Realmente el sufrimiento de su personaje es de los que se recuerdan más allá del fin.

Mi nota: 8

Ver película en Filmin

Sin título-1

Jaume Clapésjaumecss: Crecí queriendo ser Bond, el King Kong en blanco y negro o el guante de Gilda. Ahora quiero devorar cine del pasado y del presente y mi reto personal es ver las 1001 películas que hay que ver antes de morir.

Twitter:@jaumecss

Un pensamiento en “Buried (Enterrado) (2010): Sufrimiento bajo tierra

  1. Pingback: La cabina (TV 1972): España comunica | Se ha Escrito Un Cine

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s