Críticas/Martes/Para Desconfiar del Género Humano

Hard Candy (2005): ¿Oveja con piel de lobo o Lobo con piel de oveja?

Un hombre de 32 años y un chica de 14, una casa, y más de hora y media de tensión y juegos psicológicos. Pese a sus defectos, Hard Candy (2005) es una interesante propuesta para romperse un poco los sesos dentro de lo convencional.

Es el primer del largometraje de David Slade, que luego se haría conocido por dirigir 30 Días de oscuridad (2007) y la tercera entrega de la saga Crepúsculo. Ganadora de los premios a mejor película, mejor guión y premio del público en el festival de Sitges, entre sus logros también está el de enseñar al mundo entero el enorme potencial de la actriz protagonista, Ellen Page, que dos años más tarde saltaría al estrellato al encarnar a la deslenguada Juno de la película homónima.

Hard Candy nos cuenta el encuentro entre Hayley y Jeff, una adolescente y un treintañero que se conocieron por internet. Tras una breve introducción, pronto comienza el conflicto cuando descubrimos las oscuras intenciones ocultas de la muchacha. Con un argumento digno de telefilm de domingo por la tarde, Hard Candy consigue poner la piel de gallina en más de una ocasión y mantenerte pegado al asiento con tan solo la interacción de los dos únicos personajes que aparecen en la mayor parte de la cinta. 5

Aun teniendo bastantes agujeros en la trama y detalles poco creíbles, la acción es trepidante y el juego del gato y el ratón que entablan hace que el espectador esté en vilo casi toda la película.

La película intenta dar una lección de moralidad, hacer reflexionar al espectador y una especie de posición respecto el tema de la pedofilia y sus posibles castigos. La historia se ha llevado de manera que ni Jeff ni Hayley nos parezcan simpáticos, y nos hace dudar: ¿Quién tiene realmente la razón? ¿Es justificable tomarse la justicia por tu mano? ¿Depende del hombre juzgar y condenar la maldad? Pero las preguntas se quedan ahí, en meras preguntas.

Con un estilo dinámico y aséptico, la cámara, la iluminación o los mismos colores buscan infundir una sensación de incomodidad y disgustar al espectador, lo cual consiguen. Pero sin las más que buenas actuaciones de Ellen Page y Patrick Wilson (Búho Nocturno en Watchmen) el resultado no hubiese sido aceptable, ella deslumbra incluso espeluznando al personal.

Para desconfiar del género humano porque las facetas del ser humano que nos muestra son aterradoras y son más reales de lo que nos gustaría, si bien en la vida real no hay chiquillas de 14 años un poco psicóticas torturando al personal -o eso espero.

Mi nota: 6

Sin título-1

LuacíaLucía: “Yo por una película dejaría a un hombre, pero por un hombre nunca dejaría una película.”

Twitter: @LCarmona137

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s