Críticas/Martes/Para Llorar

El hijo de la novia (2001): Hacerse mayor es una mierd*

Hacerse mayor es una mierda – dijo mi madre después de ver la película.

Yo, aunque sabía de qué estaba hablando, le dije que no, que en cada etapa de la vida te encuentras ante situaciones diferentes, y que es muy lindo poder pasar por todas. Experiencias en diferentes entornos, cambio de gustos, reacciones propias que te sorprenden…

3

En el futuro están puestas todas las ilusiones de nuestras vidas, las ansias, los proyectos, los deseos, el mañana. En el pasado, la memoria y los recuerdos. Hacerse mayor es emocionante pero es una putada cuando el físico o el psíquico no te siguen hasta unos niveles mínimos.

Lejos de ser una película derrotista, El Hijo de la Novia, es una obra maestra argentina de Juan José Campanella, basada en una experiencia del propio director. El hijo es Rafael Belvedere (Ricardo Darín) y dedica 24h al día a su restaurante italiano. La madre, Norma Belvedere (Norma Aleandro), está ingresada en un geriátrico porque tiene Alzheimer. Quién dedica más tiempo a ella es su enamorado marido Nino Belvedere (Héctor Alterio).

2

A pesar de la pérdida de memoria causada por esta horrible enfermedad, Nino y Norma se casaran. Y será sobretodo gracias a la ayuda de su hijo, que al principio decía “Papá, vos no ves que no se va a acordar?” pero después es “Qué carajo, el amor no es una cosa de chicos”

Algunos dicen que refleja muy bien el contexto de Argentina pero yo no lo se ver. Supongo que la interpretación de Norma Aleandro me deslumbró (perdón por el juego de palabras). Personalmente no lloré pero es como para hacerlo… de belleza, alegría o tristeza.

Mi nota: 8

Sin título-1

Laia Tardóslaiatr: Cada uno tenemos nuestra postura enfrente de un filme. Coged la vuestra y ¡disfrutad!

Twitter:@laiatr